viernes, 25 de diciembre de 2009

¡¡¡Feliz todo!!!

Hace ya unos cuantos años que, por diferentes motivos, perdí esa maravillosa tradición de felicitar las fiestas en tarjetas manuscritas. Elegía frases significativas, letras de canciones o poemas especiales para cada una de las personas a las que escribía, a lo que después añadía los deseos convertidos en palabras más personales.

Mi costumbre de viajar al sur del sur en fechas cercanas a las navidades ha provocado cosas como ésa, la falta de tiempo para dedicarme un poquito más a mi gente querida: el eterno debate entre lo urgente y lo importante. Menos mal que internet me ofrece métodos más inmediatos (aunque ciertamente menos gratificantes que abrir el buzón y encontrarse un sobre pintado de colores) para cubrir el hueco dejado por los apremios.

Dicho todo esto y, sin más preámbulos, espero que quienes paséis por este rincón os sintáis -en ese preciso instante- abrazados por mí, con una sonrisa dibujada -como ésa de la foto- y personalizada para cada un@ y, por supuesto, que todas mis energías -no elegí el naranja por nada- os acompañen no sólo en estas fiestas sino durante todo el año que se nos viene...

¡¡¡Amor y utopía para tod@s!!!

jueves, 24 de diciembre de 2009

La ley de la atracción

(Sigo sin fotolog, así que voy actualizando por este medio)


En el patio de una casa tradicional del barrio porteño de San Telmo (posteriormente convertida en conventillo para alojar a l@s inmigrantes que llegaban, sobre todo, de España e Italia y, en la actualidad, lugar de paso para l@s turistas que curiosean en sus tiendas de antigüedades), hallé estas cajas de madera repletas de libros, por supuesto, usados. Me llamó la atención por la inscripción MAC KIWI. Me hizo recordar a mis amig@s David y Gemma, l@s Santakos...

David y Gemma empezaron una impresionante aventura hace algo más de dos años. Se fueron a estudiar inglés, pero no a un lugar cualquiera, sino a Nueva Zelanda, así que desde ese momento quedaron apodados como los 'kiwis'. Su periplo, que combinó trabajo y placer, les llevó por Australia, Tailandia, Inglaterra, Canadá y varios lugares de España antes de regresar a Santa Coloma (Santako, para quienes hemos tenido la suerte de conocer ese lugar).

Durante ese tiempo, no siempre disfrutaron de las máximas comodidades ni de las mejores condiciones de vida, aunque sí fueron las que ell@s eligieron y en los lugares que quisieron y, por encima de todo, conocieron a mucha gente interesante. El camino fue, una vez más, la manera de aprender y no el medio para llegar a una meta.

En esos dos años que duró su viaje, mantuvieron el blog que enlacé arriba, en el que amig@s y familiares íbamos siguiendo, no sin cierta envidia, ese periplo, hasta el punto de que se creó una comunidad paralela entre quienes dejábamos comentarios, pues, sin conocernos, nos mensajeábamos entre nosotr@s. En septiembre pasado, coordinaron la "blog party" en Santako y allí pudimos ponernos nombres y caras (con muy gratas sorpresas) esos seres virtuales que pasábamos por la página kiwi.

Ya en ese momento David y Gemma habían regresado a su casa pero, como habíamos comentado en alguna ocasión en el propio blog o chateando por skype (qué gran invento cuando la gente está tan lejos), una persona que opta por cambiar de una forma tan radical su vida no puede volver al mismo punto de partida, ni por convicción ni por las cosas experimentadas durante esos dos años...

Hoy he hablado con David, y no para felicitarle las navidades, sino para darle la enhorabuena por el nuevo puesto que acaba de conseguir. Después de muchos años cubriendo información deportiva en medio de la vorágine de una gran ciudad (Barcelona), ha logrado una plaza en la misma empresa en Girona, ciudad de melancólica hermosura, y vivirá en Rupià, un pueblecito medieval con sólo 193 habitantes. Es cierto que si alguien desea con todas sus ganas algo, lo consigue. La ley de la atracción funciona, claro que sí...

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Sonrisas infantiles

(Mientras fotolog siga dando errores, traslado aquí mis comentarios diarios del otro rinconcito naranja)

El pasado 3 de diciembre hice mi segunda visita a Colonia (sin contar las innumerables veces que esa ciudad ha sido escala rumbo a Montevideo o a Buenos Aires). Mi amiga Daniela y yo nos dirigíamos hacia la ciudad vieja, su rincón más pintoresco, cuando tropezamos en una céntrica plaza con un grupo de niñ@s, acompañado por las maestras. Debía de tratarse del último día de clase y estaban tod@s festejando, almorzando y divirtiéndose. Las profesoras iban inmortalizando con sus cámaras aquellas caritas. Y yo sentí mucha envidia. Quería retratar todas aquellas escenas. Pero el pudor que siempre me asalta con l@s niñ@s (salvo cuando son hij@s de gente querida) no me dejó...

L@s niñ@s, que son mucho más sabi@s que nosotr@s, parecieron darse cuenta de algo. O simplemente me vieron pinta de extranjera. Empezaron a pedirme, a los gritos, que les sacara una foto. Y se fue corriendo la voz: primero un grupo, luego otro... Retratos de niños y niñas sonrientes, disfrutando de esa jornada al aire libre, y sintiéndose importantes sólo por posar y, después, mirarse en la pantalla digital. Se reían de los gestos que ponían otr@s compañerit@s y me miraban llenos de alegría al ver las caritas propias retratadas.

Me emocioné pensando que much@s niñ@s que conozco nacieron pegados a una cámara de fotos y están más que acostumbrados a mirarse reflejados en la pantalla digital. Para est@s chic@s de Colonia, esa petición que me hicieron no era habitual, sino que formaba parte de su jornada festiva. O, al menos, así lo sentí...

Anoche, fui al aeropuerto de Madrid-Barajas a despedir a mi amiga Yvonne, compañera de Efe que, después de un año viviendo en España, regresa a su Perú natal. Su sobrina Lorena logró, a sus 7 años, sacarme las lágrimas que no había sido capaz de soltar desde que volví de vacaciones. Cuando estábamos despidiéndonos, esa niña, que no me había dado mucha bola al principio de la tarde y que, sólo un rato después, me mostraba ufana sus 'inventos' con el carro de las maletas, me dijo: "Mi tía me hablaba mucho de ti; yo ya te conocía porque ella dice que te gusta mucho América".

Es increíblemente hermoso comprobar cómo las sonrisas infantiles son capaces de arrancarnos las lágrimas más emocionantes del mundo...

domingo, 20 de diciembre de 2009

Encuentro bloguero en "El Vasquito"

Como dijo El Santi y después ratificó La Flaca por correo, la quedada del pasado 1 de diciembre en "El Vasquito" fue, en realidad, un reencuentro entre amig@s que hacía tiempo no se veían. Vinieron Fiore y Bea y Raúl (aunque éste no salga en la foto, pues se había ido un rato antes); llamaron Cass y Lu para explicar su ausencia; se nos perdió Miss Marple por el camino; y a Iván se le complicó la noche por cuestiones profesionales...

Muchas veces menospreciamos las relaciones virtuales, calificándolas de vacías o de frías o de 'no reales del todo'. Pero si este blog me ha traído cosas, una de ellas ha sido encontrar personas de verdad, con nombres y apellidos, con cara y voz, con anécdotas, con abrazos, con brindis de por medio y, por supuesto, con mucho cariño a pesar del desconocimiento previo. Pero, retomando lo que mencionaba al principio, ¿se puede hablar de desconocimiento?

Gracias a quienes acudisteis (no quiero menospreciar a nadie, pero especialmente a Santi y Bea por la complicada situación por la que pasan) por tanta cosa charlada, por tanto amor recibido, por tanta sencillez (que no simpleza) en el encuentro, por las 'patricias' (unas cuantas) y la picadita regaladas, por la demostración de que, más allá de seres virtuales, somos personas de carne y hueso con ganas de comunicarnos con l@s demás.

(Distorsiono la foto porque, a falta de confirmación con l@s presentes, no sé si algun@ prefería el anonimato, así que, siguiendo el proceso que hice el año pasado con 'la barra gatuna', elijo un filtro sobre la imagen original)

viernes, 18 de diciembre de 2009

jueves, 26 de noviembre de 2009

Mientras tanto...


Image Hosted by ImageShack.us

Comenzamos la siembra
Image Hosted by ImageShack.us
para la próxima cosecha literaria.
Si quieres ser una de las semillas
que crezcan y esparzan su color propio
en nuestro invernadero,

martes, 24 de noviembre de 2009

Siempre estoy llegando...

"Mi barrio era así, así, así...
Es decir ¿¡qué sé yo si era así!?
¡Pero yo me lo acuerdo así!,
con Giacumin, el carbuña de la esquina,
que tenía las hornallas llenas de hollín,
y que jugó siempre de "jas" izquierdo al lado mío,
siempre, …siempre,
tal vez pa'estar más cerca de mi corazón!

Alguien dijo una vez que yo me fuí de mi barrio,
¿Cuando? …¿¡Pero cuando!?
¡Si siempre estoy llegando!
y si una vez me olvidé,
las estrellas de la esquina de la casa de mi vieja
titilando como si fueran manos amigas,
me dijeron: gordo, gordo,
quedáte aquí... quedáte aquí..."
(Aníbal Troilo, "Nocturno a mi barrio")

viernes, 30 de octubre de 2009

De sonrisas y utopías

Habíamos quedado en la plaza de Ópera para tomarnos un café, ese eufemismo que significaba que estaríamos toda la tarde hablando de millones de cosas. El otoño de Madrid nos estaba regalando temperaturas veraniegas, así que decidimos sentarnos en una terraza de las muchas que pueblan la plaza de Oriente.
- Mejor en la callecita ésa, que hay menos gente.
- Sí, perfecto, con tal de que nos dé el sol...
Así que nos encaminamos a una de las calles, la de Felipe V, que salen de la plaza. Y nos sentamos mirando ambas al imponente Palacio Real. El camarero tardó dos segundos en acercarse para tomarnos nota: café solo con hielo para una y agua mineral con gas para la otra. Poco después ya estábamos nosotras entregadas a la charla con nuestros pedidos sobre la mesa...




Pasado un buen tiempo, vi acercarse al camarero. No era la primera vez que en esa zona te piden que les abones la cuenta porque hay cambio de turno y deben dejar la caja hecha para el siguiente, así que no me sorprendió. Lo extraño fue que, en lugar de escuchar esas palabras, oí las siguientes:
- Perdone, pero ¿usted no tiene un fotolog?
Mis ojos se abrieron de par en par...
- Sí, sí.
- Que es un espacio naranja, ¿verdad?
- Sí, claro, "El Rincón de Amelie".
- Eso, eso. Es que antes lo leía todos los días. Ahora ya hace meses que no, pero antes leía todo: sus viajes a Montevideo, el paisito, que estuvo también en Cuba...
- ¿Y por qué ya no lo ves más?
- Han cambiado mis circunstancias personales y ya dejé de entrar.
- Pero ¿lo conocías por algún amigo mío? ¿Tenemos algún amigo en común?
- Bueno, es una historia muy larga. Yo llegué a través de la página de alguien que venía de la página de alguien que venía de la página de alguien...
- Uf, pero qué emoción...
- Sí, sí, así leía "El País" todos los días, veía también su fotolog.
- Estoy acostumbrada a que entren mis amigos y sólo me deja comentarios la gente más cercana, pero una nunca es consciente de que puede entrar gente anónima y seguir las historias que aparecen ahí. Gracias por contarme todo esto.
- Llevaba un rato mirando, la he reconocido por la sonrisa. Después de tanto leer el fotolog, yo pensaba: ¿y si la encuentro algún día por ahí?
- Pues mira, al final nos hemos encontrado. Me ha encantado conocerte y, nada, si algún día te animas, vuelve al rincón naranja, porque sigue igual de cálido y acogedor...
Mi amiga y yo abandonamos esa zona y nos fuimos hacia el Barrio de las Letras, sorprendidas por la magia de la vida y de los encuentros.
Apenas 24 horas antes yo había estado hablando por teléfono con El Gato, una conversación pendiente desde que viajó a Montevideo y más después de los resultados del domingo. Él me había explicado alguna experiencia semejante a ésta, que a él le había saludado gente que lo había reconocido gracias a su blog. Y me hizo mucha gracia pensar que la anécdota del camarero y la terraza había sucedido el mismo día (28 de octubre) en que Iván y yo le dejamos nuestro primer comentario en su espacio. Y también me hizo recordar aquella dedicatoria que Gabriel me dejó en un libro sobre mi sonrisa y la Utopía. Mientras sigamos existiendo un@s cuant@s así por el mundo, todo es posible...
(La conversación con el camarero está reproducida más o menos fielmente; me he permitido la licencia de unirla -en realidad fue en dos tramos- y de omitir todos sus datos personales)

lunes, 26 de octubre de 2009

De tristezas y esperanzas

Anoche me acosté con las declaraciones del Pepe confirmando una segunda vuelta de las elecciones uruguayas en noviembre. Me duele pensar, como apuntan todos los pronósticos, que los dos candidatos de derecha se unan y acaben con el sueño del Frente Amplio. Pero aún confío en la victoria. Quizá, de alguna forma extraña, el destino quiere recompensar mi ausencia porque la noche del 29 sí podré festejar en Montevideo.

Lo que me provoca mayor tristeza es el mantenimiento de la Ley de Caducidad, el auténtico caballo de batalla de estas elecciones, el auténtico centro del debate. Pienso en toda la gente conocida (y no) que sufrió detenciones, torturas, persecución con la dictadura militar... y no puedo evitar entristecerme.

Regreso al naranja, pero no me hubiera importado mantener el rosa más tiempo si eso hubiera servido para algo...

jueves, 22 de octubre de 2009

SÍ o SÍ

Porque no puedo hacer otra cosa, cambio lo más sagrado de este blog, el color naranja por el rosa... Hasta el lunes.

lunes, 19 de octubre de 2009

Madrid también entró en la campaña...



Hoy, domingo, se celebró en Madrid un acto de la izquierda española (PSOE, IU y los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT) en apoyo al Frente Amplio para las elecciones del 25 de octubre. Habituad@s a ver las divergencias entre fuerzas políticas en España, resulta cuanto menos curiosa la imagen de Cayo Lara, coordinador general de la coalición Izquierda Unida, y Pedro Zerolo, líder de Movimientos Sociales del PSOE, sosteniendo la bandera tricolor del FA.

Más sobre el acto en El Observador...

¿Alguien piensa que, en el futuro, sería posible una alianza que englobase a todos los movimientos de izquierda en España como sucede en Uruguay? Ahí dejo la reflexión...

martes, 13 de octubre de 2009

Uruguay nomás...

Candombe delante de mi fuente favorita en Madrid: Neptuno. Sin comentarios.

lunes, 5 de octubre de 2009

Chau negra

Acababa de llegar a casa de Paula desde lo de Selva y Rodolfo. Ella finalmente no pudo venir al asado porque su papá había empeorado. Era 10 de diciembre de 2007 y Buenos Aires, en concreto Plaza de Mayo y sus alrededores, era un hervidero de gente. Ese día asumía la nueva presidenta y la gente festejaba en la calle o simplemente disfrutaba de las actuaciones musicales. Nosotras estábamos bastante lejos del punto neurálgico de la celebración, así que seguimos el resumen nocturno por televisión, al tiempo que nos poníamos al día sobre nuestras respectivas jornadas. Y cuando vimos salir a "La Negra", nos dimos cuenta de que teníamos que haber estado ahí...

Nunca vi actuar a Mercedes Sosa y ese día estuve muy cerca de poder hacerlo. Años atrás, cuando actuó en Madrid, en el patio central de Conde Duque, uno de mis lugares favoritos -donde ya no hay más conciertos-, yo no la conocía tanto y Selva y Rodolfo, que vivían en España en aquel momento, fueron con Nieves y José, grandes admiradores de su voz profunda y cálida. Pero en los últimos tiempos, especialmente después de mi solitario viaje por tierras del norte argentino, me pegó bastante fuerte su manera de interpretar. A pesar de que Violeta Parra es la creadora, poca gente puede disociar "Gracias a la vida" de la Sosa, por ejemplo.

Hoy se detuvo su corazón. Pero sus canciones seguirán sonando...


sábado, 3 de octubre de 2009

Delirio sabatino

No sé si es algo que se repite en todo Madrid, pues sólo lo he visto en un lugar. Últimamente, en uno de los semáforos de José Abascal, justo el último antes de desembocar en el paseo de la Castellana, veo a chic@s que hacen juegos malabares, bien a pie, bien sobre un monociclo. Y cuando los miro, se me dibuja una sonrisa. Me parece que voy caminando por las calles de Buenos Aires y que, en cualquier momento, junto a los artistas callejeros, se aparecerá Oliverio (Darío Grandinetti) recitando sus poemas buscando algo de 'guita' para poder comer...

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Galeano y yo

"¿Quiénes son mis contemporáneos? - se pregunta Juan Gelman.
Juan dice que a veces se cruza con hombres que huelen a miedo, en Buenos Aires, París o donde sea, y siente que esos hombres no son sus contemporáneos. Pero hay un chino que hace miles de años escribió un poema, acerca de un pastor de cabras que está lejísimos de la mujer amada y sin embargo puede escuchar, en medio de la noche, en medio del a nieve, el rumor del peine en su pelo; y leyendo ese remoto poema, Juan comprueba que sí, que ellos sí: que ese poeta, ese pastor y esa mujer son sus contemporáneos".
(Eduardo Galeano, El arte y el tiempo, "El libro de los abrazos")

Éste fue el libro que me permitió descubrir a Eduardo Galeano hace ya 9 años. Gracias a mi amiga Selva y a su amiga Almendra (en ese momento desconocida para mí, después también amiga mía), que se lo regaló, este libro llegó a mis manos y me pareció que sólo podía pasarlo a l@s demás como un presente. A partir de ese momento, regalé unos cuantos (bastantes) ejemplares. Y yo me hice con uno, gracias a que mi hermanita hizo lo mismo conmigo.

Hoy he tenido la suerte de entrevistarlo, de pasar casi una hora en su compañía a poquitos pasos del kilómetro cero de la Puerta del Sol, a unos metros de la osa y el madroño, en ese arranque de la calle Arenal que habré recorrido millones de veces en mi vida. Como periodista, una tiene la obligación de preguntar y tomar notas para agilizar, después, el proceso de la escritura. Pero, como persona, una tiene el derecho a disfrutar con una agradable conversación con un hombre inteligente, culto y crítico, que te mira directo a los ojos y no evita una sola pregunta. Así que, entre esas dos figuras que me dominan, elegí la segunda y dejé la grabadora sobre la mesa para que fuera ella quien registrase toda la charla. Yo me limité a hacer preguntas (sin mirar una sola de cuantas llevaba anotadas, sino dejándome llevar por la charla) y a disfrutar de una nutritiva conversación. Un profundo abrazo de amigo cerró el encuentro...

Si buscáis en google, ya hay algunos medios que publicaron la entrevista (el titular fue "Eduardo Galeano: 'los libros me escriben'"), aunque, aparte de esas 600 y pico palabras que aparecen, hay casi 1.500 más que quedaron en el ostracismo de la grabación. Lamentablemente los espacios son así...

Más allá de la emoción sentida por entrevistar a un escritor al que admiro tanto y que es capaz de decir tanto a una desconocida (por mucho que sea periodista), hoy he cerrado un círculo maravilloso abierto hace 5 años. En 2004 fui a la Feria del Libro de Madrid, con la intención de preguntarle por las eliminatorias del Mundial (en ese caso de 2006), por aquello de que yo trabajaba con la información deportiva y Uruguay, como siempre, estaba al borde del abismo. Un amigo me pasó el contacto de su editorial y allí me dijeron que era mejor abordarlo al principio del acto en el que leería algunos textos de "Bocas del tiempo". Así lo hice. Y tropecé con una mirada fría, bastante dolida, antes de que me contestara: "Tus compañeros hoy me dieron plantón en el hotel, así que no hablaré con vos. Espero que lo entiendas". Por supuesto, lo entendí, pero me cagué en aquellas personas que, teniendo la posibilidad de entrevistarlo, habían decidido no hacerlo. Igual estuvo amable porque, cuando le dije: "Pero si yo soy de Deportes, yo quiero hablar de fútbol", él me replicó: "uy, peor aún, de fútbol no podemos hablar cinco minutos, habría que estar dos horas". Después de su lectura, me acerqué a la caseta donde firmaba libros porque mi propósito, en aquel momento, era lograr su firma para un ejemplar de "Bocas del tiempo" por el cumpleaños de Selva (que era ese mismo día) para enviárselo después por correo y, de paso, que me autografiara mi "Libro de los abrazos". Conseguí ambas firmas y, aunque no me correspondía, le pedí disculpas por mis compañeros. Y después le estreché la mano y le dije: "En realidad, sólo quería decirte gracias por existir".

Afortunadamente, la memoria es frágil y, por su vida, pasará tanta gente que es imposible recordarla toda. De esta forma, la velada de hoy fue como si fuera la primera entre amb@s. Obvio que, para mí, es inolvidable aquella otra. Pero hoy me ha permitido cerrar un círculo de manera hermosa, tanto tanto que, hace un rato, cuando llegué a casa, me di cuenta de que se cumplían tres meses desde que dejé mi anterior ocupación en el turno de noche (y en los Deportes) y, una vez más, ratifiqué que el cambio era más que positivo...

domingo, 13 de septiembre de 2009

"La antorcha", Torres García y el amor

En 2005 pisé por primera vez este bar. Yo no sabía el nombre del establecimiento ni el nombre de su dueño ni siquiera cómo llegar desde la parada de metro...

Aquella jornada había sido muy surrealista. Visité en los alrededores de Barcelona la Colonia Güell, una de las obras de Antoni Gaudí que aún desconocía, junto a dos amigas argentinas, Mimi y Paula. Y por la tarde me reuní con dos amigos catalanes, David e Iván, que provenían de mundos diferentes pero cuyas propuestas de quedada logré juntar por mor del fútbol. Esa noche había partido del Barça contra el Real Madrid y David quería mostrarme un pub de su pueblo, Santako (en los carteles dice Santa Coloma de Gramenet, pero para quien lo conoce se llama de la otra forma), en el que se ponía el himno del Barcelona cada vez que el equipo marcaba un gol. Y como Iván también era futbolero, no tenía inconveniente en apuntarse al plan, pese a que él vivía en Terrassa. La única 'descolgada' era Mimi, porque odiaba el fútbol, pero como estaba de paseo por España aquella posibilidad de vivir una jornada especial en un lugar especial le llamaba la atención (de hecho, después disfrutó como el que más grabando aquella locura). Cuando terminó el partido -por supuesto con victoria del Barça-, continuamos la juerga en un bar al que David quiso llevarnos porque, según dijo, era parte importante de la idiosincrasia de Santako...

Cuatro años más tarde, el sábado pasado, para ser más exacta, volví a este lugar. Gemma, la compañera de David (que aquella noche de 2005 no pudo venir por culpa de unos estudios que debía hacer para su trabajo), me comentaba, antes de llegar, que ell@s eran muy amig@s de los dueños y que uno de ellos estaba pasando por momentos delicados de salud. Cuando llegué a la puerta del bar "La Antorcha", reconocí el establecimiento, pero no quise romper la magia de las presentaciones. Saludé a Juan, el dueño, como si fuese la primera vez que lo veía con la misma efusividad que a Gabi, al que sí acababa de conocer. Ahora, que ya no resulta tan peculiar encontrarse con parejas homosexuales, parece más ejemplar si cabe descubrir que hombres como Juan y Gabi llevan formando una hace más de 30 años. Y más admirable aún es ver el amor que se desprende estando cerca de ellos o la gracia con la que Gabi habla de la rodilla maltrecha de Juan cuando es él quien lo está pasando francamente mal con su enfermedad.

Nada más conocerme, me demostraron un cariño inusual por el mero hecho de ser amiga de David y Gemma, tanto que un rato después de las presentaciones y cuando ya habíamos vuelto a casa, nos llamaron por teléfono para avisarme de que el desfile de gigantes y cabezudos -correspondiente a las fiestas de Santako- pasaba por su bar por si quería ir a verlo. Así que, 24 horas después de conocernos, cuando yo ya tenía que despedirme porque el fin de semana acababa y había que regresar a Madrid, les pedí sacarme esta foto con ellos, cumpliendo además la fantasía de colocarme al otro lado de la barra.

Lo más fuerte de todo este asunto es que, después de un buen rato de charla, me ofrecieron su casa en Terrassa para la próxima vez que viaje. En ese momento, no pude evitar emocionarme. Cuatro años antes, yo no conocía tanto la biografía de Torres García y, por tanto, no podía provocarme ningún interés que Iván viviese en aquel pueblo. Ahora, que aquel amigo -por simple dejadez- ya no forma parte de mi vida, sí, porque ahora sé que, una vez casado, JTG estableció su residencia en una casona llamada Mon Repós, en esa localidad barcelonesa. Los frescos con los que decoró esa vivienda ahora forman parte del patrimonio de Caixa Terrassa, que los compró en 1993. Y, en este último año, creció mi interés por visitar ese pueblo. Así que cuando Gabi me hizo aquella invitación se completó un extraño círculo. Cuatro años después...

Aquella noche surrealista de 2005, David e Iván representaban dos arquetipos bien diferentes de hombre atractivo y, en una charla con Paula entre cerveza y cerveza, le decía -como si aquello fuera una exposición o un catálogo- qué modelo elegía para mi futura búsqueda en otro escenario. Cuatro años después, tras vivencias varias en el cuerpo y en el alma, nada más pisar "La antorcha", recordé la conversación que habíamos mantenido entre aquellas cuatro paredes y me prometí tenerla siempre presente. Para no volver a caer ante "muñecos" (crédito de la expresión para Paula) o "personajes" y para fijar mi atención en esos hombres que tienen valores y actitudes interesantes, con los que una pueda nutrirse y no sentirse fagocitada...

(David y Gemma tendrán un espacio en este blog, en el que explicaré cuál fue el motivo de mi visita a Santako, pero hasta entonces debo agradecerles todo lo que compartieron conmigo y cuánto me enseñaron en esos dos días)

viernes, 4 de septiembre de 2009

Cumplimos 100

Ésta es mi entrada número 100. Llevo tanto tiempo pensando en qué ocurriría al llegar esta cifra que, ahora que está aquí, nada tiene que ver lo que voy a escribir con lo que imaginé. Básicamente porque voy a hablar de algo que pasó ayer mismo, así que de difícil forma podría haberlo meditado antes.

Ayer (el miércoles 2 para entendernos, por si alguien lo ve en otro momento) tuve la suerte de conocer a Vitico, leyenda viva del rock argentino. Ahora ya no está Pappo (quien falleció en accidente de tráfico en 2005), pero sigue estando su música. Y Vitico, un tipo que, a sus 61 años, toca con su hijo Nicolás y con su sobrino Sebastián y con otros dos 'jovenzuelos', Pancho Isola (en la batería) y Ariel Rodríguez (en la guitarra) en Viticus, la banda que formó en 2002, sigue pensando en él.

En la entrevista me encontré con un tipo curioso, capaz de divertirse 40 años después de seguir en un escenario, ansioso por pavonearse de "meterla donde la metía Jimi Hendrix" (palabras textuales), ávido de nuevas experiencias en la carretera y feliz de seguir cantando y tocando su bajo Fender.

Viticus está de gira por España y yo, que pude ver anoche el concierto que la banda dio en Madrid, deseo que mucha gente pueda disfrutarlo igual, porque se trata de un rock de verdad, de un rock de gente motera, de un rock de los de antes aunque sin anacronismos, de un rock potente y divertido. Porque en el fondo, como ayer decía Vitico, él sólo es un tipo que trata de divertirse con todo lo que hace...

Más allá de la satisfacción profesional que me provocó esta entrevista, me queda la lección personal de un veterano, orgulloso de las cosas que ha hecho (incluso de las menos buenas) y feliz por poder seguir con lo que le gusta. Ojalá todo el mundo pudiese decir lo mismo...

P.D. Para quien tenga interés en seguir la gira española de Viticus, aquí van las fechas y los lugares de actuación durante septiembre:



lunes, 31 de agosto de 2009

Alcalá de Henares y sus cigüeñas

"Que no me digan a mí
que el canto de la cigüeña
no es bueno para dormir.

Si la cigüeña canta
arriba en el campanario,
que no me digan a mí
que no es del cielo su canto".
(Rafael Alberti, "Nana de la cigüeña")

A unos 30 kilómetros de Madrid se encuentra Alcalá de Henares, ciudad famosa -entre muchas otras cosas- por haber parido al escritor Miguel de Cervantes. A mí me gusta visitarla porque, además de sus encantos arquitectónicos -que los tiene y muchos-, cuenta con una enorme población de cigüeñas que anidan todos los años en los numerosos campanarios del centro histórico.

Estas fotos están tomadas en la tarde del domingo, cuando el sol empezaba a caer y ellas mostraban su majestuoso vuelo sobre nuestras cabezas. Mi poca rapidez impidió retratarlas en plena acción, pero valga esta pequeña muestra del bello paisaje del cielo complutense (ése es el gentilicio de Alcalá por su antepasada romana, Complutum) con la silueta recortada de las cigüeñas.

miércoles, 26 de agosto de 2009

La sonrisa de Vitolo

"Ya empieza tu sonrisa,
como el son de la lluvia en los cristales..."
(Leopoldo Panero, "En tu sonrisa")

Recuerdo a Vitolo por muchas cosas, por muchos detalles, por muchas escenas vividas. Pese a no compartir demasiado tiempo junt@s, es de esas personas que te dejan un poso y sé que, aunque tardemos en volver a vernos años o quizá no volvamos a encontrarnos jamás, seguiremos relativamente cerca. No obstante, si tuviera que elegir una sola razón por la que mantener su amistad sería su sonrisa, porque no sale únicamente de sus labios, como la de la mayoría de la gente. Él es capaz de sonreír a través de un cálido abrazo y, por supuesto, a través de su mirada. Cuando reúne todas esas capacidades en una fotografía (como la que me muestra en la cámara), provoca sonrisas en l@s demás...

Hace algo más de un año, sufrió una terrible agresión que a punto estuvo de provocarle la pérdida de su herramienta más preciada, la visión. Aquí van algunos enlaces sobre aquel suceso:

  • Siempre con la sonrisa puesta

  • Víctor Salas

  • El cristal con que se miran las cosas

  • Su caso ha tenido tanta repercusión que hace unos días Reporteros Sin Fronteras hizo pública su queja por la tardanza (15 meses) de las autoridades chilenas en identificar al suboficial Ivar Barría como su agresor, después de un exhaustivo estudio fotográfico de lo acontecido aquella jornada en Valparaíso. Y, a pesar de que hoy el fiscal militar de ese puerto chileno se ha negado a procesarlo basándose en un informe del cuerpo de Carabineros que concluyó que es imposible individualizar al agresor, seguiremos apelando a la sonrisa de Vitolo para tratar de llevar las cosas de la mejor forma posible...


    ¡¡¡Va por ti, amigo!!!

    miércoles, 19 de agosto de 2009

    Sobre el efecto mariposa y más...

    Ayer quedé con una amiga que atravesaba por un mal día. Después de cenar, paseamos tranquilamente por las calles de Madrid (levantadas por las obras y, a pesar de ser verano, plagadas de gente) y, en medio de muchas otras cosas, le expliqué el "efecto mariposa" aplicado a las relaciones humanas.

    Estoy convencida de que una buena acción hecha en un momento particular se te devuelve de alguna manera, no digo inmediatamente ni siquiera de forma recíproca, pero regresa, como si fuera un 'boomerang' con la misma fuerza que pusimos en comportarnos bien.

    Hoy he experimentado algo parecido en el trabajo. Me he dado cuenta de cómo una noticia hecha ayer, a partir de una entrevista telefónica, podía provocar una reacción positiva al otro lado del mundo. Mis compañeras decían que era el sueño cumplido para l@s periodistas: mejorar el mundo gracias a nuestro trabajo. Y sí, hoy me he sentido así.

    Me ha servido para comprobar que en el mundo, a pesar de las tecnologías, las modernidades, los aislamientos, lo importante es lo más básico que tenemos: la palabra. Y que si la empleamos bien, sirve para buenos fines.

    De la misma forma, a pesar de que 'facebook' sea un buen chivato, como yo aún no estoy en la red social, he tenido que enterarme de viva voz por otra persona de que un buen tipo (me parece la mejor definición para alguien a quien aprecio muchísimo a pesar de las distancias que los distintos tiempos nos imponen y que, además de buena persona, es gran escritor) cumple hoy 40 años. ¡¡¡Felicidades, amigo!!!

    viernes, 14 de agosto de 2009

    Nuestra próxima vida en el desierto

    Me llegan las recomendaciones de distintos organismos de Sanidad para evitar el contagio por la gripe A. Tengo suerte de no ir mucho a la iglesia, porque, según dicen, no hay que mojarse con agua bendita ni besar las reliquias...

    Pero soy una persona con alto riesgo: no puedo vivir sin besar, sin abrazar, sin tocar...

    Quizá, la única solución sea escaparse al desierto y poder lucir así de sonriente ante la ausencia de peligros, porque las personas que nos rodean dejarán de ser amig@s, amantes, compañer@s de trabajo, vecin@s, conocid@s, familiares... para convertirse en amenazas. ¿Para qué vamos a querer acercarnos a todos esos virus ambulantes pudiendo ser eremitas, ergo felices? ¿Que te entra el 'mono' de besar? Pues levantas una piedra del suelo y le haces todos los mimos que quieras, que no te va a contagiar nada.

    Sólo falta saber si hay suficientes desiertos en el mundo para albergar a tanto ser individual...


    (Valle de la Luna, en el chileno desierto de Atacama. Noviembre 2006)

    jueves, 13 de agosto de 2009

    En ausencia de las Perseidas...

    Anoche había que mirar al cielo y esperar las llamadas "lágrimas de San Lorenzo", la intensa lluvia de estrellas que todos los años ocurre por estas fechas... Pero estaba tan nublado que no vi ninguna. Me valía una, alguna solitaria estrella fugaz a la que pedir algún deseo, pero no ocurrió el milagro...

    Y hoy, revisando fotos antiguas, encontré unas que mi querida amiga Daniela hizo en mayo pasado desde mi azotea. Me pareció que era una linda imagen de otro cielo, en otro lado del mundo, y que, a falta de Perseidas, buenas son las miradas de quienes nos quieren...

    martes, 11 de agosto de 2009

    No hay palabras cuando la Naturaleza habla...

    "If happy little bluebirds fly beyond the rainbow,
    Why, oh, why can't I?"
    (Dorothy, en "El Mago de Oz")

    miércoles, 5 de agosto de 2009

    El camino de Santiago

    Nunca he sido peregrina, aunque he soñado muchas veces hacer parte de ese camino, religioso o no, espiritual en cualquier caso, que desemboca en Santiago de Compostela...

    Hoy he quedado con mi amiga Carol para tomar unas cervezas y ponernos al día después de un buen tiempo sin charlas. Más allá de que ha sido una gran velada, con mil y un temas, mil y un brindis, mil y una risas (y alguna que otra lágrima), me quedo con una metáfora que he usado en algún momento para hablar de la amistad.

    Mientras hablaba con ella, me di cuenta de que, al igual que en el camino de Santiago, hay personas con las que inicias la jornada saliendo del albergue y caminas con ellas durante toda la jornada, otras con las que empiezas pero de las que te vas separando y otras a las que, por mucho que quieras acompañar, terminas dejando atrás, en la vida ocurre lo mismo con las relaciones personales.

    Algunas personas forman parte importante de nuestra vida en alguna etapa del camino, pero después se apartan para dejar el lugar a otras; hay otras que tienen un paso más lento pero terminan encontrándonos en algún albergue donde terminamos la jornada; en cambio otras tienen tanto afán por llegar que jamás nos cruzaremos con ellas en otra residencia...

    viernes, 31 de julio de 2009

    Adiós al "Canario" Luna



    "Me voy
    como se han ido tantos..."

    (Jaime Roos, "Brindis por Pierrot")

    No hay una piedra en el mundo que valga lo que una vida



    Sé que los dos guardias civiles que cayeron ayer no lo hicieron por motivos religiosos, pero esta canción comparte mi pensamiento de que ninguna idea vale más que una vida humana o, como bien canta Jorge Drexler, "vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste" o "no hay una piedra en el mundo que valga lo que una vida".

    lunes, 27 de julio de 2009

    Manifiesto montevideano

    Anoche una amiga me preguntaba qué veía en Montevideo, cómo podía pensarla en posible lugar para vivir en detrimento de las 'comodidades' que tenía en Madrid, cómo podía preferirla a Buenos Aires y su vida cultural (sic)...

    Me dio por pensar que el amor no puede explicarse y mucho menos razonarse. Pero también me dio por pensar que para amar hay que conocer. Y con Montevideo me pasó así. Siempre había pensado que era una ciudad gris e infinitamente más fea que Colonia. Cuando las conocí a las dos en el mismo viaje (2004) tuve que rectificar...

    Claro que Montevideo tiene suciedad, claro que en ella hay inseguridad, claro que le faltan muchas cosas de las que presumen otras grandes ciudades... Pero ella es así y así hay que amarla como es: sus baldosas partidas, su interminable rambla, las callejuelas de la Ciudad Vieja, el tránsito en la 18, el mate en todas partes, los árboles que se dan la mano, el tambor y el bandoneón, 'patricia' y tannat, asado y pizza, Roos y Cabrera gratis, charlas interminables en el Parque Rodó, las flores de jacarandá como anuncio del buen tiempo...

    "Extraña el aire del puerto cuando anuncia temporal". Esta frase de "Los Olímpicos", de Jaime Roos, define a la perfección lo que se siente estando lejos de Montevideo. No se puede saber si no se conoce...

    martes, 21 de julio de 2009

    El eco de tu perfume

    "Perseguiré los rastros de este afán..."

    miércoles, 15 de julio de 2009

    domingo, 5 de julio de 2009

    Sooner or later, this happens to everyone

    "Más pronto o más tarde, esto le pasa a todo el mundo". Ésta es la frase inicial de una de mis canciones favoritas, "Love comes quickly". Dentro de tres días veré a Pet Shop Boys (si todo va bien y puedo organizar mis horarios, claro) y, afortunadamente, esta canción irá en el repertorio. En la anterior gira, me llevé la terrible sorpresa de que la habían eliminado, pero según he podido ver estos días en internet (como el vídeo que cuelgo hoy, grabado hace un mes) la han recuperado para la lista de canciones con las que emocionarnos en directo.

    Sé que "West end girls", aquel primer single de "Please", fue la canción que los hizo famosos y que más tarde llegaron himnos como "It's a sin" o "Go west" (versión del legendario tema de Village People). Pero "Love comes quickly" es, sin duda, mi tema preferido de su carrera y una de las 'canciones de mi vida'.

    Aquí os dejo con el vídeo (la canción está incompleta) y, más adelante, os adjunto la letra para que quien tenga ganas se la aprenda y la tararee conmigo el miércoles...



    "Love comes quickly"
    Sooner or later, this happens to everyone
    To everyone

    You can live your life lonely
    Heavy as stone
    Live your life learning
    And working alone
    Say this is all you want
    But I don't believe that it's true
    'cause when you least expect it
    Waiting round the corner for you

    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)
    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)

    You can live a life of luxury
    If that's what you want
    Taste forbidden pleasures
    Whatever you want

    You can fly away to the end of the world
    But where does it get you to?
    'cause just when you least expect it
    Just what you least expect

    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)
    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)

    I know it sounds ridiculous, but speaking from experience
    It may seem romantic, and that's no defense
    Love will always get to you

    Sooner or later, sooner or later, this happens to everyone
    To everyone

    You can fly away to the end of the world
    But where does it get you?

    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)
    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)
    Love comes quickly, whatever you do
    You can't stop falling
    (ooh ooh)

    sábado, 4 de julio de 2009

    Lula, la gripe en Argentina y el difunto MJ

    Hay millones de noticias en los medios todos los días y otras tantas que se quedan sin aparecer. Pero ayer hubo tres que me impactaron por encima de las demás.

    En Brasil, Lula sancionó una ley para regularizar a casi 200.000 personas indocumentadas que viven en el país. En el momento de presentarla ante el Congreso, el presidente brasileño dijo: "Agradecemos a todos los inmigrantes que ayudaron y siguen ayudando a construir nuestro país". Sé que a Lula se le pueden criticar muchas cosas, pero debo confesar que a mí me emocionó leer ayer estas palabras suyas o su proposición de un "mundo sin fronteras".

    En Argentina, la archiconocida gripe A pasó de los 1.500 casos reconocidos hace sólo unos días a los 100.000 confirmados ayer por el Ministerio de Salud (con el consiguiente enfrentamiento con la presidenta, Cristina Fernández). ¿Cuál de las dos cifras es falsa -o al menos más acertada-? ¿Por qué se ocultó o se oculta ahora la cantidad real? ¿Qué hay detrás de todo esto?

    En Estados Unidos, Michael Jackson sigue montando el numerito incluso en el más allá. Su funeral se celebrará en la cancha de Los Angeles Lakers, el Staples Center, y aunque las entradas son gratuitas y abierto para todo el mundo, el pabellón tiene la capacidad que tiene y no habrá más que 17.500 entradas. ¿Cómo solucionar las aglomeraciones de gente? ¡¡¡Sorteamos las entradas en internet!!! El resultado fue el colapso total de la red desde el momento del anuncio...

    jueves, 2 de julio de 2009

    Fernando Cabrera en Madrid

    Hoy actúa Fernando Cabrera en Madrid. Será el cierre a un seminario sobre Juan Carlos Onetti en la Casa de América. Lamentablemente no podré ir, debido a mis nuevos horarios. Mi única posibilidad para asistir era que me enviaran a cubrir la información, pero irá otra compañera -lógicamente, porque lleva más tiempo que yo-. Y lo que mejor de todo es que ayer, cuando supe la noticia, no me importó. Hice todo lo posible por facilitarle información que ella desconocía. Y me lo agradeció.

    Mi primera tarde se hizo corta. Jamás lo hubiera imaginado. Muchos encuentros con mucha gente: mis ex (qué difícil escribir la palabra ex) compañeros de Deportes, otras personas que en algún momento pasaron por la noche y hacía años que no nos veíamos, alguna otra con quien coincidí varias temporadas atrás (cuando empezábamos nuestras 'carreras', hace muuuuuuuucho tiempo).

    Pero, sin duda, lo más importante fue la cura de humildad que recibí. A pesar de mis diez años de experiencia en la casa, ayer 'sufrí' mi primera lección: nunca podemos dar las cosas por sabidas, todos los días tenemos algo nuevo por aprender. Me pareció muy rara esa sensación de volver a empezar, a mis 36 años, pero al tiempo me gustó sentir esa presión de 'revisar todo bien y no cometer errores'.

    Salí de trabajar cuando aún se veía algo de luz en la calle y sonreí...

    martes, 30 de junio de 2009

    En el limbo

    Hoy no soy del turno de noche ni he empezado el de tarde.
    Puede decirse que estoy en el limbo...

    Ayer me despedí entre abrazos, buenas palabras y sonrisas (creo que llegamos al acuerdo tácito de guardar las lágrimas para otros momentos) de muchas personas. Mañana llegarán otras nuevas, cuyas caras y expresiones aún desconozco. Cuento con la ventaja de que algunas de ellas tampoco saben quién soy yo...

    Se supone que es un momento de balance en mi vida, pero no me salen demasiadas palabras. Imagino que, cuando los adioses están tan a flor de piel, cuesta trabajo escribir algo con cierta coherencia. Por eso, a la espera de bajar al suelo y darme cuenta del gran salto que estoy dando, me mantengo en el limbo de esta calurosa noche...

    sábado, 27 de junio de 2009

    Basta con haber estado allí un día...

    "Basta con haber estado allí
    un día
    para aceptar la vida
    y buscar tenazmente el amor"


    He encontrado esta frase en internet leyendo cosas sobre Juan Carlos Onetti y, como no soy muy 'onettiana' (no porque no me guste, sino porque soy una absoluta ignorante de su obra), no sé si la frase es suya o de Gustavo San Román, del que se cita su artículo "La geografía de Santa María en El Astillero" (dejo la puerta abierta a quienes quieran sacarme de esta duda).

    No puedo entrar a opinar sobre esa recreación fabulada que es Santa María, puesto que no he leído ninguna de esas novelas que se desarrollan en ella y eso sería una absoluta osadía por mi parte. Simplemente quiero decir que encontré esa frase y se me apareció Montevideo...

    domingo, 21 de junio de 2009

    Viva la vida

    Hace unos días encontré, por casualidad, algunos vídeos de la última gira de Pet Shop Boys (la misma que, en las próximas semanas, los traerá por España). Eso de que la gente acuda con sus cámaras a los conciertos y existan canales como youtube permiten vivir por adelantado algunas emociones (procuré no ver demasiado, justamente para evitar perderme el factor sorpresa que siempre va implícito en los recitales de este dúo inglés).

    El pasado viernes, repasando estos vídeos con otro amigo también muy seguidor del grupo, encontramos que en el repertorio de la gira "Pandemonium" (que así se llama) Pet Shop Boys han incluído el tema "Viva la vida", mundialmente conocido tanto por los premios recibidos por Coldplay como por los juicios abiertos a sus 'creadores' por plagio.

    Muchos medios de comunicación se hicieron eco de que Joe Satriani demandó a Coldplay por las 'semejanzas' entre su tema "If I could fly" y el famoso "Viva la vida". Para quien quiera comprobar si ese parecido existe, nada mejor que escuchar esta versión que alguien se encargó de colgar en la red...



    ¿Qué tiene todo esto que ver con el hecho de que Pet Shop Boys versionen ahora a Coldplay en sus conciertos? Lejos de estar relacionado con una 'reinterpretación' de temas, como hicieron con "Where the streets have no name" (de U2) o "Always on my mind" (de Elvis Presley), me parece una maniobra más que acertada de Neil Tennant y Chris Lowe. Poca gente, más que en algún foro minoritario, ha comentado el increíble parecido que existe entre "Home and dry", publicada en el disco "Release" en 2002, y "Viva la vida" (posterior). Y me parece que este dúo, lejos de montar ninguna polémica, ha decidido actuar de la mejor forma posible. Entre "Domino dancing" e "It's a sin", dos de sus canciones estrella, interpretan esa 'versión' de la banda de Chris Martin. Si alguien duda entre el parecido de estas dos canciones, que escuche esto...



    Debo confesar que, en general, Coldplay me gusta bastante, pero también me parece que cada uno debe ser reconocido en su justa medida. Y que este tema recibiese el Grammy a la mejor canción del año con estos antecedentes me da que pensar: ¿será que quienes conceden los premios tienen tan escasos conocimientos musicales que se limitan a escuchar -y por tanto galardonar- lo que más se promociona? ¿será que ya no importa la originalidad? ¿será que la única forma de dar importancia a unos premios -este debate también surge cada año con los Oscar en cine- es que se los lleve gente de cierto nombre y apellidos?

    (Para quien tenga más interés en conocer la versión de "Viva la vida", de Pet Shop Boys, que entre en youtube y lo busque. Por mala calidad del vídeo, decidí no colgarlo aquí)

    lunes, 15 de junio de 2009

    "Un brindis por mis amigos, los gigantes de la vida..."

    (Hoy quiero compartir este artículo que escribí en 2007, durante los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, y lo hago porque un español, Pau Gasol, acaba de proclamarse campeón de la NBA. Apenas unos añitos antes, en 2001, lo vi ganar la Copa del Rey en Málaga, cuando era jugador del F.C. Barcelona. Por el ala-pívot catalán, pero sobre todo, por el camino 'quijotesco' -he leído este calificativo en 'El País' y me ha encantado- que inició aquel increíble personaje llamado Fernando Martín, que se fue a Estados Unidos cuando era poco menos que una locura, hoy brindo por quienes en algún momento nos emocionamos con la locura del basket, sea del color que sea).

    Concepción M. Moreno

    Río de Janeiro, 26 jul (EFE).- Seguro que este estribillo de la canción "Altos", de Jaime Roos, resonó anoche con más fuerza que nunca en Uruguay, después de la victoria de su selección de baloncesto sobre Estados Unidos, la primera en la historia de los Juegos Panamericanos.

    El compositor, uno de los músicos más afamados de Uruguay (Montevideo, 1953), hizo esta creación junto a Raúl Castro para homenajear a los jugadores de 'basquetbol' del país.

    "Un brindis por mis amigos, los gigantes de la vida / en madrugadas perdidas y derrotas entre llantos / esos muchachos sencillos que van con todo al rebote / a cachetearle a la suerte y a ganarle por un tanto", dice el estribillo de ese tema.

    Y no por un punto, sino por nueve, triunfaron anoche los hombres de Alberto Espasandín sobre los estadounidenses (72-81), en un partido memorable.

    Los norteamericanos, a pesar de no acudir con grandes estrellas de su liga profesional, la NBA, siempre son favoritos para los torneos de baloncesto, pero en este caso se encontraron con esa máxima de 'cría cuervos y te sacarán los ojos', ya que el mejor de los uruguayos fue Esteban Batista, un ala-pívot criado deportivamente en los Atlanta Hawks.

    "Los llevan a practicar en el cuadrito del barrio / 'tenés que jugar al basquetbol', les insisten sin cesar / cuando empiezan a embocar sueñan con ser goleadores (anotadores) / y el dia que hacen 20 goles (puntos) nadie los quiere bancar (aguantar)", sigue cantando Roos.

    Y, efectivamente, más de 20 goles (tantos) son los que anoche hizo la estrella del combinado 'celeste'. Veinticinco puntos (ocho de 13 en tiros de dos y 9 de 11 en libres), siete rebotes y una asistencia fueron los números del ala-pívot uruguayo para convertirse en el mejor de esa noche memorable.

    Animados por los graderíos de un 'pabellón amigo' (desde el arranque de los XV Juegos Panamericanos, cualquier competidor -ya sea individual o por equipos- de Estados Unidos recibe constantes abucheos), que coreaba, a pesar de su acento brasileño, "Uruguay, Uruguay", los jugadores de la 'celeste' fueron creciéndose más ante el gigante del norte, que hoy pareció más chiquito que nunca.

    "Casi siempre son los últimos en la fila de la escuela / esos flacos desgarbados qe no paran de crecer / si después de cada gripe se levantan más arriba / y muy rara vez encuentran ropa que les quede bien", recuerda la canción de Roos.

    A buen seguro que los jugadores de Espasandín no quieren quedar como los últimos de la fila en estos Panamericanos Río 2007. Y nada mejor, por el momento, que comenzar con una victoria inesperada sobre Estados Unidos.

    Roos es un reconocido aficionado al fútbol, seguidor del Defensor de Montevideo y recordado autor de temas como "Cuando juega Uruguay" (sobre la selección 'celeste' de balompié) y "Los olímpicos" (sobre la emigración uruguaya con evocación incluida a los oros en los Juegos de París'24 y Amsterdam'28), pero seguro que anoche muchos habitantes del 'paisito' (como cariñosamente se denomina a Uruguay) eligieron escuchar el tema "Altos" antes de irse a dormir. EFE
    cmm/jmg

    sábado, 13 de junio de 2009

    Lágrimas por un euro (o ponerse nostalgiosa un sábado por la tarde)

    Salir por Madrid a veces se convierte en tarea imposible para muchos bolsillos. La subida generalizada de los precios en muchos servicios se nota especialmente en los momentos de ocio, cuando alguien quiere ir al cine, al teatro o a algún concierto, o a tomar una cerveza o un café. Pero de vez en cuando ocurren milagros...

    Hace unos cuantos días me llegó al correo la información sobre un ciclo de cine argentino que hay todos los años en el Palafox, en pleno centro de Madrid. Ninguno de los títulos ha sido previamente estrenado (en salas comerciales) en la capital española, así que al aliciente de venir de allende los mares se le suma el de la novedad. Pero de todo el programa me llamó la atención algo que estaba esperando desde hace muchísimo tiempo (desde que conocí su existencia): el documental "El Café de los Maestros", del director Miguel Kohan y producido por Gustavo Santaolalla, Lita Stantic y Walter Salles. Así que hoy, sábado, fui a la sala para ver ese espectáculo estético-musical en pantalla grande. Y, al llegar a la ventanilla, me encontré con la grata sorpresa de que costaba ¡¡¡un euro!!! (aclaro aquí que el precio habitual de las películas en las salas convencionales -es decir, existen otras como Casa de América o Filmoteca, a precios reducidos- es de 7,5 euros).

    Hace un par de años vi en Montevideo una gran película llamada "El último bandoneón", de Alejandro Saderman, en la que la odisea de una joven en busca de un doble A (el stradivarius de los bandoneones) para entrar en una orquesta dirigida por Rodolfo Mederos sirve como excusa para presentar un bello panorama de las milongas porteñas y los veteranos que se juntan semana a semana (aunque sea en un garaje de barrio) para tocar este increíble instrumento.



    Iba muy predispuesta a llorar amparada en la oscuridad del cine, pues sabía que me emocionaría viendo esta película. Lo que no imaginaba es que mis sollozos y mis mocos no se iban a escuchar ¡¡¡porque casi toda la sala estaba igual!!! Entonces comprendí que no es lo mismo ver (o escuchar) tango en Buenos Aires/Montevideo que hacerlo en Madrid, que las distancias aumentan el sentimentalismo, que la nostalgia y la melancolía suponen un nexo de unión tan fuerte como la universalidad de la música.

    Uno de l@s 'maestr@s' que protagonizan la peli (ahora no recuerdo exactamente quién lo dice) comenta en una de las entrevistas que "quien sabe hacer un silencio, sabe hacer tango", en relación a esos segundos mágicos que se producen en los grandes tangos, en los que de repente todos los instrumentos a una dejan de sonar y un silencio desgarrador se apodera del aire. Más allá de la lectura musical, a mí me pareció una gran metáfora de la vida, sentí que definía perfectamente cómo el alma puede quedar encogida ante las grandes emociones (sean visuales, sonoras, de piel...), cómo a veces nos quedamos sin palabras para definir lo que ocurre y cómo todo eso lo refleja a la perfección el tango.

    Carlos García y José Libertella (ya desaparecidos), Horacio Salgán, Mariano Mores, Virginia Luque, Osvaldo Berlingieri, Leopoldo Federico, Ernesto Baffa y otros más reciben un cálido homenaje desde la realización del proyecto de la película hasta la conclusión de la misma, en un apoteósico final en el Teatro Colón, de Buenos Aires. Para quienes piensen que el tango es sólo cosa de una orilla del Río de la Plata, entre las figuras destaca Lágrima Ríos (que también se fue poco después de colaborar en el documental y en el disco de Bajofondo Tango Club "Mar dulce") con su peculiar estilo y, cómo no, imágenes de Montevideo y sus llamadas...

    Un sábado por la tarde es un momento ideal para ponerse nostalgiosa. Y es cierto que se puede hacer gratis, que no hay que hacer grandes gestos y mucho menos grandes desembolsos para algo así, que basta con sacar fotos del cajón o leer un libro de poemas o mirar el atardecer por el balcón. Lo peculiar es que se pueda contemplar semejante espectáculo y vivirlo en comunidad (creo que así se puede definir lo de esta tarde) por sólo un euro...