viernes, 9 de enero de 2009

Vuelvo... y lo hago con nieve

Después de todas estas fiestas sin aparecer por este rincón, vuelvo... y lo hago con la nevada que ha caído sobre toda España, pero especialmente en Madrid donde hacía muchíiiiiisimos años que no cuajaba así como hoy. Esta mañana regresé a casa de trabajar y, al salir del metro, hacía un frío que congelaba cualquier idea, pero era más una sensación térmica, pues sólo estábamos a un grado bajo cero (nada comparable a los -5 de la mañana anterior). En sólo cinco minutos, los que tardo en llegar a casa, empezó a nevar. Me emocioné tanto que salí a la terraza a grabar un vídeo (que no he conseguido subir, sorry) y a hacer fotos. A falta de batalla de bolas de nieve, es un buen sucedáneo...

Al despertar (a las 14.30), la copa del árbol que tengo frente a mi ventana estaba totalmente nevada y me emocioné otra vez. Como si fuera niña y jamás hubiera visto la nieve. ¡Qué sensación tan hermosa, tan gratificante, tan ilusionante!

Ahí va lo que se ve a estas horas desde la ventana... Que lo disfrutéis...

La visión de los tejaditos desde la terraza...

Desde el lugar donde escribo...

3 comentarios:

Miguel dijo...

Que lindo, vaya a saber porqué la nieve causa esa sensación especial en las personas...

Besos, Amelié

Juan Pedro dijo...

Ya echábamos de menos tus tesoros, compañera. Las cosas buenas de la vida, vistas a través de tus ojos, se multiplican por dos. Gracias por retomar el blog, que lo tenías algo abandonado.

Si vieras la cara de alucinada de mi hija cuando esta mañana llegó al cole y vio la nieve...

fiorella dijo...

Me pasa algo raro con la nieve, me gusta verla así, fotos, videos,etc..tiene algo especial,la naturaleza me emociona muchas veces. Ahora, solo de pensar en el frío posible que trae tanta blancura, me congelo,jajajaj. Adoro el verano y sufro un poco el invierno de acá, imaginate...Muy càlidas tus fotos, me gustan los techos, enfin....te lo dije creo, tu mirada dice mucho.Un beso