viernes, 30 de octubre de 2009

De sonrisas y utopías

Habíamos quedado en la plaza de Ópera para tomarnos un café, ese eufemismo que significaba que estaríamos toda la tarde hablando de millones de cosas. El otoño de Madrid nos estaba regalando temperaturas veraniegas, así que decidimos sentarnos en una terraza de las muchas que pueblan la plaza de Oriente.
- Mejor en la callecita ésa, que hay menos gente.
- Sí, perfecto, con tal de que nos dé el sol...
Así que nos encaminamos a una de las calles, la de Felipe V, que salen de la plaza. Y nos sentamos mirando ambas al imponente Palacio Real. El camarero tardó dos segundos en acercarse para tomarnos nota: café solo con hielo para una y agua mineral con gas para la otra. Poco después ya estábamos nosotras entregadas a la charla con nuestros pedidos sobre la mesa...




Pasado un buen tiempo, vi acercarse al camarero. No era la primera vez que en esa zona te piden que les abones la cuenta porque hay cambio de turno y deben dejar la caja hecha para el siguiente, así que no me sorprendió. Lo extraño fue que, en lugar de escuchar esas palabras, oí las siguientes:
- Perdone, pero ¿usted no tiene un fotolog?
Mis ojos se abrieron de par en par...
- Sí, sí.
- Que es un espacio naranja, ¿verdad?
- Sí, claro, "El Rincón de Amelie".
- Eso, eso. Es que antes lo leía todos los días. Ahora ya hace meses que no, pero antes leía todo: sus viajes a Montevideo, el paisito, que estuvo también en Cuba...
- ¿Y por qué ya no lo ves más?
- Han cambiado mis circunstancias personales y ya dejé de entrar.
- Pero ¿lo conocías por algún amigo mío? ¿Tenemos algún amigo en común?
- Bueno, es una historia muy larga. Yo llegué a través de la página de alguien que venía de la página de alguien que venía de la página de alguien...
- Uf, pero qué emoción...
- Sí, sí, así leía "El País" todos los días, veía también su fotolog.
- Estoy acostumbrada a que entren mis amigos y sólo me deja comentarios la gente más cercana, pero una nunca es consciente de que puede entrar gente anónima y seguir las historias que aparecen ahí. Gracias por contarme todo esto.
- Llevaba un rato mirando, la he reconocido por la sonrisa. Después de tanto leer el fotolog, yo pensaba: ¿y si la encuentro algún día por ahí?
- Pues mira, al final nos hemos encontrado. Me ha encantado conocerte y, nada, si algún día te animas, vuelve al rincón naranja, porque sigue igual de cálido y acogedor...
Mi amiga y yo abandonamos esa zona y nos fuimos hacia el Barrio de las Letras, sorprendidas por la magia de la vida y de los encuentros.
Apenas 24 horas antes yo había estado hablando por teléfono con El Gato, una conversación pendiente desde que viajó a Montevideo y más después de los resultados del domingo. Él me había explicado alguna experiencia semejante a ésta, que a él le había saludado gente que lo había reconocido gracias a su blog. Y me hizo mucha gracia pensar que la anécdota del camarero y la terraza había sucedido el mismo día (28 de octubre) en que Iván y yo le dejamos nuestro primer comentario en su espacio. Y también me hizo recordar aquella dedicatoria que Gabriel me dejó en un libro sobre mi sonrisa y la Utopía. Mientras sigamos existiendo un@s cuant@s así por el mundo, todo es posible...
(La conversación con el camarero está reproducida más o menos fielmente; me he permitido la licencia de unirla -en realidad fue en dos tramos- y de omitir todos sus datos personales)

8 comentarios:

Santi el de Los Divagues dijo...

Je. Yo he fantaseado con la idea de encontrarte por la calle Sarandí o sentada en la Matriz, acercarme y decirte: "hola Amelie, soy un visitante anónimo de la página naranja"

amelie dijo...

SANTI: por la Sarandí seguro me encuentras; otro buen lugar sería la escollera, donde seguro que en algún momento me sentaré; y donde desde luego SÍ me encontrarás será viendo el atardecer en la rambla, quizá por Playa Ramírez, Mercosur... Igual no vale porque vos NO SOS ANÓNIMO jajaja... Un beso enorme

Rochitas dijo...

Que linda anécdota, me pregunto si ud lleva publicadas muchas fotos en este espacio. Perdón, le hablaron de este espacio naranja o de un fotolog?
Mi primera visita a pesar de sentirla nombrar desde hace tanto.
Luces naranjas también la envolvieron en Montevideo ...
La escena invitaba a acompañarlas en la mesa.

El Gato dijo...

Recuerdo perfectamente cuando te lo conté. Recuerdo también mi asombro cuando aquel hombre me dio un abrazo en pleno Montevideo. Y como olvidarme de tu primer comentario y el de Iván y aquel cuaderno en el que te escribí algo acerca de tu sonrisa y las utopías.
Porque sin la sonrisa de mis amigos, no habría utopías posibles.
Como canta el Sabalero...
"lindo haberlo vivido pa'poderlo contar".

El Gato dijo...

Ah... me olvidaba de algo.
Quería contarte que Loquillo acaba de editar un nuevo disco donde incluye un poema de Benedetti y como homenaje a los Buitres, incluye una versión de "Mincho Bar"...
Por estos días, Loquillo anda por Montevideo. Esta noche actúa en La Trastienda.
Todo esto es porque me acuerdo cuando escribiste acerca de aquella vez en que viste a Buitres cantando una canción de Loquillo.
Esta noche, Loquillo cantará Mincho Bar en Montevideo... que lo parió... son esas extrañas conexiones entre gente buena, no?

sue dijo...

No hay duda de que "le monde" es un pañuelo que a veces te reserva sorpresas muy agradables.

Estoy de paso, pero volveré.

Un saludo.

amelie dijo...

ROCHITAS: lindo lo que dices en tu comentario. No, el camarero no se refería a este espacio naranja, sino a mi fotolog: EL RINCÓN DE AMELIE (te invito a visitarlo). Ya sabes que puedes pasar por aquí siempre que te apetezca, las puertas quedan siempre abiertas. Beso grande desde Madrid.

GATO: amigo, poco se puede añadir a lo que ya has dicho. Que lo parió... Cuánta conexión entre gente linda: podés imaginar quién me informó del concierto de Loquillo y justo me contaba eso de "Mincho Bar". Che, ya está bien de tanta conexión entre los tres jajaja... Gran abrazo para mi amigo gatuno.

SUE: sí, realmente el mundo es un pañuelito. Qué maravilla sentirlo así todos los días. Saludos y hasta la próxima...

LuluZiña dijo...

QUE MARAVILLOSO ESTO DE ENCONTRARSE DE CASUALIDAD A TRAVES DE OTRAS PERSONAS Y PODER DELEITARSE CON LOS ESCRITOS Y VIVENCIAS DE UNOS Y OTROS.
LA VERDAD FELICITACIONES A MI ME AH SUCEDIDO LO MISMO LLEGUE A ESTE BLOG GRACIAS AL BLOG DE OTRA PERSONA.

SALUDOS!!!!!!