domingo, 10 de enero de 2010

A ciegas (cuento)

- ¿Sabes que ya ha salido “My blueberry nights” en DVD? Me lo contó el otro día Manuel, mi hijo mayor, que había ido a comprar unos discos a la FNAC y se enteró de que hay un pack especial de películas de Wong-Kar Wei.
- No lo sabía, pero habrá que fijarse en esa oferta. Es un director que me gusta mucho, especialmente aquellas dos que hizo con Maggie Cheung y Tony Leung, “In the mood for love” y “2046”, ¿las recuerdas? No sé la cantidad de veces que las hemos puesto en casa…
- Sí, es que son de una belleza aplastante… Yo ahora estoy en pleno redescubrimiento del cine iraní; me dejaron el otro día “A través de los olivos” y “El sabor de las cerezas”, de Kiarostami.
- ¡Qué grande! A mí me ha dado por las películas españolas, sobre todo las antiguas. El otro día pasé con Rosario, mi mujer, por el kiosco de la glorieta de Bilbao, ése que está junto al Café Comercial, y descubrí que tienen la colección completa que salió con “El País” el año pasado, así que compré “Plácido”, de Berlanga; “Atraco a las tres”, de Forqué; y dos de Buñuel, “Los olvidados” y “Viridiana”.
- Ah, pues tengo que pasarte, si te interesa, la joyita que encontré en casa la semana pasada, ordenando los vídeos. ¿Todavía tienes reproductor de VHS?
- Sí, sí, ¿cuál es?
- “Once pares de botas”, la de Rovira Beleta.
- ¿En serio la tienes?
- Sí, aluciné cuando la encontré… Con ese elenco de futbolistas ¡¡¡por dios!!! lo más granado de los años 50… Bueno, pues eso, que cuando quieras te la dejo.
- Genial… Lo que ahora está triunfando en algunos foros cinéfilos, según me ha dicho mi chico, el Rober, es la compra en e-bay, porque hay un montón de lotes de filmes ya descatalogados. Yo estoy pensando en alguna cosilla así, porque me contó que encontró un cofre con siete dvds de los Hermanos Marx y otro más conjunto de Abott & Costello y Laurel & Hardy, puro humor y todo a precio de ganga. Lo que me tira un poco para atrás es lo del envío, porque no sé si tardan mucho o no en servirlo…
- No puedo asegurarte nada. Yo sólo compré “Signori e signore, buonanotte”, porque salían Vittorio Gassman y Marcello Mastroianni, y tardó casi dos meses, pero me explicaron que era porque en el momento que la pedí no estaba disponible. De todas formas, esto fue a través de la página de una tienda italiana; no sé, esto, al ser venta particular…
- Bueno, no sé, me lo pensaré… Oye, ¿al final se mantiene la reunión en casa de María?
- ¿Para el coloquio sobre “Amanecer”? En principio, sí, era para este sábado. De todas formas, quedé en confirmarlo una tarde de éstas porque la idea era que cada uno llevase alguna curiosidad sobre Murnau. Con lo que sea, te aviso, ¿de acuerdo?
- Gracias. Si no hay foro, podemos organizar una quedada paralela, ¿te parece?
- Bien, quizá para alguna de Bergman o Malle…

Desde la esquina de “La Mallorquina”, donde esperaba a una amiga para tomar un café, observaba a una prudente distancia a aquel hombre y a aquella mujer de mediana edad, de aspecto sencillo, nada intelectual, en pleno coloquio cinéfilo. Siempre he admirado a la gente que domina tanto un determinado tema como para pasarse horas debatiendo sobre el mismo, sin cansarse y aportando datos nuevos a cada momento. Yo apenas podía reconocer un par de nombres de cuantos habían pronunciado. No me importó mirarlos descaradamente mientras comentaban todos aquellos títulos, directores e intérpretes. Ellos no podían advertir mi presencia, a pesar de la cercanía…

- Bueno, suerte con la venta de hoy porque, no sé tú, pero yo, con esto de la crisis, creo que la gente no compra tantos cupones (*)…
- Sí, es cierto, pero a ver si ahora, que viene el Extra de San Juan (*), con eso de repartir tantos millones hay más movimiento de clientes. Aunque sólo sea porque todo el mundo aspira a salir de pobres así…
- Sí, tienes razón … Bueno, me vuelvo para el metro… Hablamos…
- Por cierto, avísame si te enteras de que sale en DVD “A ciegas”, la de Meirelles.
- Jajaja, qué buen chiste... De todas formas, las críticas no fueron muy buenas, pero a mí me gustaron tanto “Ciudad de Dios” y “El jardinero fiel” que confío en la mirada tan particular de este realizador…

(*) Cupones que vende la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE).

Aldebarán
10/06/2009

4 comentarios:

amelie dijo...

1. Explico lo de la ONCE para quienes no conozcan el sistema que existe en España. Obviamente, quienes lo lean desde aquí habrán entendido el cuento sin aclaración.
2. El cuento está basado en una escena real observada por esta humilde servidora en pleno centro de Madrid y nace bajo la consigna del taller "testigo en la sombra". Lo único ficticio es el contenido del diálogo, es decir, los títulos mencionados, pero no la conversación especializada sobre cine.

Alfonso dijo...

Me gusta mucho tu cuento, me gusta la esencia, porque ya sabes como amo al cine. Besos helados ;-)

Juan Pedro dijo...

Es maravilloso. Creo que cada uno de nosotros podemos contar más de una docena de casos de sabios especiales, filósofos o personas de saber enciclopédico que no aparentan, para nada, ser intelectuales. Gracias por compartir la escena con nosotros.

Tu relato (que, cómo no, me ha encantado) me recuerda a una cita de Bukowski: “Un intelectual es alguien que dice algo simple de una forma complicada. Un artista es alguien que dice algo complicado de una forma simple”.

Un abrazo fortísimo, como siempre.

Belén dijo...

¡La que tiene buena técnica narrativa eres tú, Conchi! Gracias por el comentario. Claro que te he reconocido porque más de una vez pasé a saludar a Raquel a vuestra sección (yo estaba en la de al lado, en Economía). Te recomiendo que la próxima visita a Sudamérica sea a Perú. Es un país apasionante, con todo lo bueno y lo malo. Agrego tu blog a mi lista porque realmente me ha gustado. Seguimos en contacto. Un besito