sábado, 6 de febrero de 2010

No todo está perdido

"Quién dijo que todo está perdido
Yo vengo a ofrecer mi corazón..."
(Fito Páez, "Yo vengo a ofrecer mi corazón")

Según lo que aparece en los medios de comunicación, el mundo no tiene salvación. Más allá de los inevitables, impredecibles e incontrolables fenómenos naturales (como terremotos, sismos, tsunamis, inundaciones, erupciones...), parecería que el ser humano está empeñado en hacer daño a sus congéneres y demás especies: atentados, crímenes, abusos, secuestros, guerras, cacerías...

Pero yo soy de esas personas que creen que no todo está perdido si existen (existimos) un@s cuant@s capaces de sonreír, de tener una palabra amable, de abrazar, de besar, de amar, de confiar, de ofrecer oportunidades.

Esta mañana me encontraba en una tienda, esperando para hacer una pregunta. Era una tienda infantil, dedicada a juguetes formativos. No sé por qué, pero una espera que, al entrar en un lugar así, la gente debe estar de buen humor o, al menos, tener una cierta conciencia de lo que debe ser la educación de l@s niñ@s.

No encontraba el artículo que buscaba, así que aguardé a que la dependienta terminara de atender a una señora para preguntarle si lo tenía o si debía ir a otro establecimiento de la misma cadena. La clienta ya me había parecido bastante rara desde el principio por las cosas que le decía a la joven, pero cuando llegó el momento de pagar lo que había comprado destapó el tarro de sus desagradables esencias. La chica le preguntó si tenía su carné de fidelidad de la tienda, a lo que ella respondió que quizá sí, pero se lo había dejado en casa. Entonces, ella le explicó que para hacerle el 5 por ciento de descuento correspondiente necesitaba sus datos para encontrarlos en la terminal electrónica. La señora decidió no dárselos y, cuando vio que la dependienta le cobraba el precio completo, sin el descuento, le espetó
- Entonces ¿no me haces el 5 por ciento? Ya lo tendré en cuenta, ya...

En ese momento me contuve las ganas de decir nada, pero una piensa que, por respeto, es mejor no meterse con personas así (ya he tenido algunas experiencias desagradables en el super) y que, una vez se hubiera marchado de la tienda, expresarle el apoyo a la comercial. Pero, como un ángel divino, el señor que aguardaba, también pacientemente, a que la señora terminara su numerito en el mostrador pronunció las siguientes palabras:
- Mire, es que yo sólo quería preguntarle una cosa.
- No, si yo también estoy esperando para una consulta.
- Ah, si es así, espero, claro.

La dependienta, que no había dejado su tarea de envolver en papel de regalo lo que la señora había comprado, me miró y me preguntó qué necesitaba saber. Tardó dos segundos en mostrarme el catálogo para que le señalara el producto que buscaba. Ese mismo tiempo tardó la señora en abrir su bocaza para decir:
- Mira, que tengo médico a las 12 (frase que, por cierto, ya había pronunciado tres veces en el tiempo que la chica le sacaba la cuenta y demás).

Y el ángel-señor, de repente, extendió sus alas hechas voz para decirle a la señora que ya estaba bien de ser tan impertinente y de faltarle el respeto a la chica, que ya todos habíamos escuchado su historia del médico y que si tanta prisa tenía, haber ido antes a comprar, a lo cual la otra respondió que quién era él para meterse en su vida, que tenía que ver sus circunstancias, que él le resultaba indiferente y que no tenía por qué aguantar sus frustraciones.

Después de unos minutos en medio de esa tensión, la señora se fue con su compra hecha y la cabeza bien alta, mientras nosotr@s -el ángel-señor y yo- conversábamos con la chica de la tienda y le decíamos que vaya paciencia tenía y que era ella quien le estaba faltando el respeto y bla bla bla...

Al salir del establecimiento (con mi pregunta hecha pero sin compra) me quedó el regusto dulcísimo de saber que, a pesar de que este mundo parece una porquería muchas veces, seguimos quedando gente dispuesta a apoyar al de al lado, que en ese "combate" éramos tres (contando con la bondad de la vendedora) contra una y que si en la tierra existe una proporción similar en todas las circunstancias, no todo está perdido.

13 comentarios:

Juan Pedro dijo...

Qué precioso post, amiga. Tengo la convicción de que la vida te devuelve lo que le das. Así que mejor no tener cuentas pendientes con el resto mundo... Hay cada señorona por el mundo (condesas venidas a menos) que lo flipas.

Ah, si ves señores-ángel es porque éstos sólo se aparecen ante gente de su condición: amelies, javipicuenses y otros extraños elfos de bosques urbanos...

Un abrazote

Elizabeth dijo...

Lindo post. Es bueno recordar siempre que no todo está perdido. Que sigan los hombres y mujeres "ángeles" sembrando su semilla.

Alfonso dijo...

Yaya cuadro!!!! Que tensión.
Me encanta tu optimismo y que concluyas con ese análisis de proporciones : 3 humanos versus Señorona deshumanizada.
Lo grave del asunto, es que la mala energía que despliega solo una de esas "creaturas", casi puede con vosotros 3, eso es lo terrible de nuestro mundo...

LuluZiña dijo...

ES MUY CIERTO, NO HAY QUE CALLAR CUANDO UNO SIENTE QUE PUEDE ESTAR AYUDANDO AL OTRO POR SUERTE TODAVIA QUEDA GENTE EN LA QUE UNO PUEDE DEPOSITAR LAS ESPERANZAS DE UN MUNDO MEJOR (ENTIENDASE POR MUNDO MEJOR 0 UTOPIAS SIMPLEMENTE RESPETARNOS UNOS A OTROS)

SALUDOS

christian dijo...

Gracias!!

Lucía.uy dijo...

QUE LOS CUMPLAS FELIZ
QUE LOS CUMPLAS FELIZ
QUE LOS CUMPLAS
QUE LOS CUMPLAS
QUE LOS CUMPLAS
FELIZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ!!!

CHÚPESE TODO AMIGA!! UN BESOTE ENORRRRRRRME Y QUE PASES UN GRAN DÍA

ANONIMA VENECIANA dijo...

Feliz cumpleaños !!!!!!!!!!
Feliz vida !!!!!!!
Feliz !!!!!!!
Y como dice Lu, chupese todo amiga, ja.ja.ja..... Desde Buenos Aires te mando un abrazo naranja que abarque todo......
Vene

Elizabeth dijo...

apio verde tu yu!!!!!
apio verde tu yuuuuu
apio verde, apio verde...
apio verde tu yuuuuu!!!!

Te dejé un reglaito en mi blog.

Rochitas dijo...

y pensar que la pobre chica hace lo mismo cada día de su vida y siempre por el mismo precio.
acuario! veo que la andan saludando:P
Hoy cumple años alguien a quien quise muuuuuuuuuuucho.

tatiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
amelie dijo...

Pero cuánta felicitación por acá!!!!!!!!!!!!!!!!!! No sé cómo os habéis enterado, pero muchas gracias a quienes me habéis mandado tan buenos deseos. Un beso enorme y, como puede verse, NO TODO ESTÁ PERDIDO

Mònica Faro dijo...

Gracias por compartir ese texto lleno de energía positiva. Un beso enorme desde Roma.

FLACA dijo...

Lo que vivimos ayer, querida amiga, muestra justamente eso del título: nada está perdido. Un abrazo enorme, también tricolor.