martes, 29 de julio de 2008

Love actually o la exaltación del aeropuerto

"Love actually" me encanta. Lo confieso. Además, es una de esas películas que, cuando no sabes qué ver (especialmente cuando tenemos reunión de chicas en casa jajaja, aunque sólo sea por esa lista de hombres maravillosos -léase Liam Neeson o Colin Firth-), eliges ese DVD. Pero de toda la película hay una parte con la que me siento muy identificada, que es ésa en la que habla de los aeropuertos, de esos lugares en los que los afectos están tan a flor de piel: gente que se despide, gente que se encuentra.


Esta foto la saqué en una de las innumerables terminales del aeropuerto Charles De Gaulle, de París. Me gustó esa sensación de que en cualquier parte del mundo siempre hay personas con el corazón agitado por el momento en que se abra esa puerta de llegadas por la que salen l@s viajer@s mientras el resto de gente alrededor continúa su actividad. Yo he estado en ambos lados de la puerta (no sabría decir si más en uno o en otro) y me resulta difícil aclarar cuál de esos dos gestos, llegar o recibir, es más conmovedor (por supuesto, ni hablo de la despedida porque aquí sólo me refiero a las 'arrivées').

Creo que en esa espera hay algo de eternidad frente a la fugacidad de la vida cotidiana...

4 comentarios:

fiorella dijo...

Bueno, mi historia con los aeropuertos es muy corta,pero intensa. Tengo claro que esperar en ellos es de lo màs tedioso, pero....sabiendo que se parte y se llega y hay quien recibe y una que da y tiene todo para descubrir y que la descubran,nada comparable.UN beso(te debo un mail)

ANONIMA VENECIANA dijo...

Amelie. Ahora me doy cuenta que inaugurè tu blog.ja.ja.ja. Es hermoso y ya que hablas de los aeropuertos veremos que pasa cuando partamos estas locas al espacio.
Habando en serio..ja.ja.ja. este post de los aeropuertos me llenò de recuerdos porque los he transitado mucho y todos con sentimientos distintos. He esperado con todo el amor que se escapaba por los poros...he despedido con tristeza...me he ido comiendome las làgrimas mientras embarcaba...he llegado pensando que era el paraiso y no fuè....vivi tantas historias en los aeropuertos que parece la pelicula de Tom Hanks. De cualquier manera , ese paso de irse o recibir siempre te deja con el corazòn latiendo como si estallara.
Bienvenida Amelie
Te mando muchos saludos, y besotes desde Buenos Aires

amelie dijo...

Compañeras: muchas gracias por esos pasitos compartidos con esta caminante que soy yo. Coincido tanto con lo que decís ambas en lo del aeropuerto que no puedo hacer distinciones en la respuesta.
Un beso enorme para dos voladoras más...

anita dijo...

Me encanta la película, aunque se suponga que me tiene que parecer boluda, a mi me gusta.
Nunca viví esa sensación de los aeropuertos, nunca viajé, pero me imagino que si me pasa, recordaré la película.