jueves, 31 de julio de 2008

Hay que abrir las ventanas y orear...

"Diseño de interiores.
Necesito renovar mi interior
dibujarse es vivir, el presente es un proyecto anterior,
se agotó por aquí.
Necesito desarmar el taller,
aprenderse es vivir, raspar el empapelado de ayer,
no dejarse dormir.
Necesito repintar la razon, pelechar es vivir,
el camión de la mudanza tosió satisfecho al partir.
Necesito refrescar el renglón, remojarse es vivir,
darme fe, tener determinación, detenerse es morir.
Un amigo se llevó un sacudón, su hijo quiso morir,
un abismo de comunicación le impidió percibir.
Necesitan apurar su interior, el pasado impedir,
ensayar una canción, dar su voz, atreverse a decir"
(Fernando Cabrera, "Diseño de interiores")


Esta imagen la saqué casi un mes en el interior del Capitolio (antiguo Parlamento) de La Habana. Desde un edificio muy parecido (por no decir copia) al de Washington, lleno de pompa y boato por todos lados, hasta el punto de que el kilómetro cero de las carreteras de Cuba -que está bajo su inmensa cúpula- está marcado por un diamante (ahora falso, porque lo robaron), se ve uno de los barrios más míseros de la capital. Otra imagen más de los contrastes de esta isla (archipiélago en realidad) antillana...

Pero me quedo con ese balcón abierto, con esa ventana que mira hacia afuera y que deja entrar el aire fresco, porque en este caso a mí no me queda muy claro si la pobreza es la que está en la calle o en el interior, si es la que se ve o es la que se intenta disimular...

4 comentarios:

CASANDRA dijo...

me gustó leerte amiga. un beso

fiorella dijo...

Cabrera,un poeta que le pone mùsica a las letras,me encanta.Abrir ventanas y puertas,dejar que el aire se renueve.Creo que interiormente nadie es pobre solo que hay que descubrir la riqueza que se tiene debajo de tanta rutina y preocupaciòn innecesaria.Un beso

amelie dijo...

CASANDRA: graaaaaaaaacias. Otro para vos (por favor, me mataste con la anécdota 'centenaria' jajaja y desde ya ando haciendo conjuros para que se cumplan los de acá y los de allá jajaja).

FIORELLA: sí, un día contaré mi relación con Cabrera, cómo pasé de odiarlo y no entender cómo a la gente le gustaba a convertirlo en mi banda sonora habitual...
Quizá tengas razón en eso de la pobreza interior, quizá lo que debería haber escrito es que la gente debe tomarse el tiempo para hallar esos tesoros. Quién sabe... Beso grande también para vos (ahora yo soy quien debo mail)

ANONIMA VENECIANA dijo...

Amelie.Me encantò desde el texto a la imagen. Y coincido con nuestra guia espiritual Fiorella. ( es sabia, definitivamente )... Lo que dice de descubrir la riqueza interior es cierto, como lo es la pèrdida de la gente detràs de la rutina cotidiana........Orear...ese tèrmino lo usaba siempre mi abuela, y aunque fuera invierno habia que abrir todo...ja.ja.ja. pensar que antes de leer esto y a pesar del frio yo habia abierto las ventanas para orear.......y si....a la vida tambièn hay que darle ese aire fresco.
Te mando todo mi cariño
del frio de Buenos Aires al calor de España
Besotes