martes, 11 de noviembre de 2008

Escribir como respirar

El otro día, mi amigo Juampe contó en su blog algo sobre los criterios para convertirse en un escritor no sé si de renombre pero sí de ventas masivas. Él, que ya ha publicado varias novelas (sí, sí, yo voy presumiendo de tod@s mis amig@s que publican o cantan o dirigen revistas o simplemente disfrutan de la VIDA), se quejaba amargamente de que el hecho de no cumplir con esas normas básicas que rigen el mercado implican quedarse al margen.
Eso me hizo reflexionar (y así le respondí en ese mismo espacio) sobre el motor de la escritura. Creo que, más allá del puntito de ego que tod@s podamos tener, escribir es algo tan necesario como respirar. Aunque no me creo en posesión de la verdad absoluta, así que trataré de ceñirme a mi experiencia personal. PARA MÍ ESCRIBIR ES TAN NECESARIO COMO RESPIRAR. Dondequiera que vaya, me acompaña un cuaderno o simplemente una hoja para garabatear líneas, con o sin sentido, formando o no una historia, inventada o autobiográfica, en las que vuelco mi alma. Hasta donde llegan mis recuerdos, siempre escribí (e incluso donde no llega mi cabeza, la desmemoria de la primera infancia, quedan los testimonios gráficos de libros pintarrajeados o puertas de armarios en donde fui dejando huella con lápiz).
En los viajes, el diario se convierte en un fiel compañero y aliado contra las soledades. Incluso si viajo acompañada, trato de sacar algún mínimo tiempo para reflejar cuanto veo y siento (en estas dos fotos recientes, camino a Tigre-Argentina la primera y a Valizas-Uruguay la segunda, puede comprobarse).

Tengo la suerte de que mi trabajo tiene que ver con la escritura, aunque no sea tan creativo como me gustaría. Por ese motivo, busco otras vías de escape como este blog y, por supuesto, el taller literario al que acudo todas las semanas. En ese pequeño rinconcito de los jueves soy feliz. Y reconozco que este curso me lo estoy tomando bastante en serio y hago las tareas semanales (en lugar de ser la alumna díscola que siempre fui). Y aunque siempre escribo por pura inspiración, confieso que, al menos, le estoy dedicando los tiempitos que otra vez no hice. Quizá sea verdad eso de que las musas (o musos) deben encontrarte trabajando para completar el proceso...

14 comentarios:

Juan Pedro dijo...

Prometo ser menos cascarrabias, Amelie. Gracias por tus palabras de entonces y de ahora. Y, en cuanto a las leyes del mercado... ¡que las den pomada!

amelie dijo...

Juampe: jajajaja, cascarrabias, dice... En realidad, no, lo que hiciste fue abrir la caja de los truenos y generar el debate jajaja... Gracias por visitar el rinconcito naranja una vez más. Besote

Miguel dijo...

Totalmente de acuerdo, para mí también es necesario como respirar.

Besos, Amelie :)

Tomás en Europa dijo...

Ya sabes amiga Amelie que en que coincidimos en la necesidad imperiosa de escribir, de volcarnos en el papel. ¿Qué sería de nosotros si no lo hiciésemos?
No importan las reglas ni las superventas (aunque a todos nos gustaría mantenernos gracias a nuestra pasión), sino el placer de escribir como forma de vivir a través de las palabras.
Sigamos en nuestro pequeño rincón de los jueves, que tantos buenos momentos nos da.

amelie dijo...

MIGUEL: Qué bueno encontrar personas así de locas (en el buen sentido) por el mundo. Un beso grande.

TOMÁS: ay, compañero, cuánta cosa grande está pasando en ese otro rinconcito utópico del mundo, ¿no? ¡Qué bueno que Sonia te recomendó alguna vez! ¡Qué bien que nos cruzamos en el camino! Un beso grande y hasta mañana

huggh dijo...

si... escribir y respirar pueden ser sinónimos... para mí lo son también en tanto me sostengo en la palabra... luego puede pasar que a alguien le guste, o no... pero eso viene después... primero el texto emerge con inspiración y trabajo y con trabajo y con inspiración... queda el texto, más que la voluntad... (eso pienso, permiso y gracias!!!) h

amelie dijo...

HUGGH: me recordaste a esa frase de Drexler que dice "nos faltó el presupuesto, pero no la intención". No tiene mucho que ver, pero me hizo acordar jajajaja... Tienes toda la razón. Muchas veces nuestro deseo (o voluntad) va por un lado y al final el texto camina para otro. Pero qué maravillosa sensación esa de poner en letritas lo que se nos pasa por el alma, ¿no? Muchas gracias por pasarse por este rinconcito (ya conozco el suyo por visitantes a las que compartimos...) Un beso grande

Le Santi dijo...

Hola:
A mí me parece que uno escribe un poco por lo que dice Drexler. Por un tema de presupuesto. La literatura es por lejos la expresión artística de más bajo presupuesto. Un pedazo de papel y un lápiz, y ya está. O en todo caso, la arena mojada de una playa y un palito. La palabra es un material gratuito que todavía las multinacionales no han conseguido monopolizar, aunque lo intentan, claro. Y un poco lo logran, ya que si no pueden patentar el verbo pueden muchas veces flecharnos el alma. Y si bien a cualquiera le gustaría vivir de una pasión, vivir de otra cosa da una libertad enorme. Uno piensa que es mejor una buena intención sin presupuesto que un gran presupuesto al servicio de una intención mediocre.

¿Viste que declararon al Polonio zona protegida? Se va a reglamentar la iluminación nocturna para no afectar la visión de las estrellas. Me acordé de ti.
Un abrazo

amelie dijo...

Querido amigo (permítame llamarlo así) Santi: lo primero, gracias, gracias, gracias por lo que dice del Polonio y de sus recuerdos. No sabía eso de la 'declaración', pero me parece que justamente eso de ver las estrellas es uno de sus grandes atractivos. Le cuento una buenísima: como ha seguido el blog, sabe que estuve en los glaciares recientemente. Hace cuatro años ya había estado en Calafate y fue una experiencia increíble enfrentarme a esos cielos absolutos, al sur del sur (después fui a Uruguay y vi que no había cielos más absolutos que los de la costa rochense, en ese momento Valizas, ahora ya incluyo también al Polonio). Cuando he regresado este año, he comprobado lo que tiene la 'civilización': ACABA CON LA CONTEMPLACIÓN DE ESTRELLAS. Se ha exagerado tanto la iluminación que han acabado con el mayor placer que yo tenia cada noche al llegar al hostel, que era subir la cuesta (estaba en las afueras del centro del pueblo) y admirar lo que nos ofrecía la bóveda celeste. Ahora sólo hay farolas que impiden cualquier visión. Menos mal que la luna llena es tan salvaje que aguanta todo y se ve desde cualquier lado esté como esté la luz. Pero me dio usté una gran noticia y sobre todo al acordarse de mí por semejante cosa jajaja...
En segundo lugar, no había caído en eso de la 'precariedad' jajajaja... ¿Significará eso que quienes nos dedicamos a escribir desde chiquitit@s ya sabíamos lo que era ahorrar y preferíamos hilar frases a que nuestr@s progenitores gastasen plata en juguetes? Jajaja, estoy jodiendo con esto. En realidad, creo que tienes toda la razón en tus argumentos, así que una vez más gracias por dejar su huella en este rinconcito. Un beso grande desde el otro lado del mundo

CASANDRA dijo...

Hola amiguita ya no tan virtual...jajaj, pero siempre virtuosa!!!Para mi también escribir y respirar son sinónimos y el taller literario me lo debo, y lo tengo pendiente para el año entrante... porque sin duda hay que trabajar para que las musas acudan o por lo menos, para poder darle la forma de que uno quiere vestir esa inspiración.- un beso.

El Gato dijo...

oiga m'hija... usted siga escribiendo, ah! y siga sacando fotos... y siga riendo.
Oyó?
Fundamentalmente siga riendo...
Te acordás de aquello que un aleteo de una mariposa en China puede terminar desatando una tormenta en el Caribe?
Se imagina lo que puede generar una risa suya desde su rincón naranja allá en el Polonio?
Aunque yo soy más de La Pedrera...
Beso grande.

amelie dijo...

CASANDRA: Totalmente de acuerdo. Un beso grande para vos también, amiga cumpleañera...

GATO: me encantó esa imagen del aleteo, sí, la conocía y no sé si no la comentamos durante nuestro paseo madrileño. Sigo sonriéndole a la vida porque quiero, por las leyes de atracción del universo, que ésta me siga sonriendo... Cuídese, don, y gracias por seguir lanzando sus letritas al mundo virtual. Las necesitábamos. Beso naranja

fiorella dijo...

Me encantò tu post.Comunicarse es vital. Hay muchas formas de hacerlo y la escritura es una de ellas. Al escribir,se dibuja, se alteran las formas, se llenan servilletas, espacios en blanco de un pasaje aereo,siempre hay donde dejar quièn somos y sentimos,no?.Un beso

amelie dijo...

FIORELLA: Sí, es cierto, la comunicación es fundamental para las personas. Hoy justo hablábamos con Carmen (a la que ya conoces por El Invernadero jajaja) sobre la comunicación, independientemente de la palabra. Las dos sostenemos la misma teoría (basada en experiencias reales): cuando queremos que haya comunicación ésta se da, independientemente de si sabes o no el idioma de la otra persona. Mira, el otro día presencié una imagen hermosísima y ahora la comparto. Vi una pareja de sordos (o sordomudos, no lo sé exactamente) comunicándose, obviamente, por signos. Me di cuenta de que tienen una ventaja respecto al resto de personas que no sufrimos esa discapacidad: para comunicarse, tienen que mirarse. ¿A cuántas parejas conocemos en nuestra vida que han perdido la costumbre de mirarse? En fin, me pareció algo hermoso comprobar esa ventaja dentro de lo que solemos considerar un obstáculo. Che, esto dio para otro post jajaja... Gracias por seguir apareciendo por el rinconcito naranja, amiga Fiore