lunes, 17 de noviembre de 2008

Fuma y súbete al escenario...

Ayer volví a ver el espectáculo sobre Boris Vian que representa Andy Chango en el madrileño Teatro Alfil. Este peculiar cantante argentino (el calificativo lo aplico por comentarios ajenos, pues yo no lo había escuchado antes de esta aventura suya con el polifacético artista francés) ha grabado un excelente disco con música de Vian (conocido por su labor como escritor -El Lobo Hombre, La Hierba Roja, Escupiré sobre vuestras tumbas-, pero también crítico de jazz, trompetista, ingeniero, etc...) y con letras adaptadas al español (respetando el humor satírico del amigo Boris) por el grande Javier Krahe.

Y digo volví a ver, porque hace más de un mes, antes de irme de vacaciones, asistí a la presentación de este espectáculo en la Casa de América. Además de volar literalmente con el ambiente creado (más que plausible el trabajo de Federico Lechner no sólo como pianista sino con los arreglos y la dirección musical), tuvimos la suerte de disfrutar con la guitarra de Ariel Rot (uno de los artistas invitados en la grabación del CD, como Andrés Calamaro, como Antonio Serrano, como Jerry González).

Lo que vimos ayer en el Teatro Alfil, ya diseñado como espectáculo -y no como presentación para 'amig@s' en la Casa de América, sin desmerecer por supuesto-, fue una especie de número de cabaret, sin duda el mejor ambiente para disfrutar del jazz (y sus múltiples variantes, porque en realidad hubo incluso tango), con un Andy Chango algo resfriado (por lo que subió al escenario con un termo lleno de una infusión caliente -o eso quiero pensar jajaja-) pero absolutamente mimetizado con la figura de Boris Vian (algo en lo que él insistió durante el proceso de creación de este trabajo, tanto que incluso se fue a París a conocer sus rincones, a leer partituras originales, a saber todo lo que pudiera y más de su vida y obra), pidiendo disculpas por la escasez de presupuesto para una parafernalia que no necesita el espectáculo (y supliéndola con pompas de jabón y confetti lanzado por él) y con el cigarrillo siempre encendido entre esos interminables dedos que tiene.

Lo que me rompió totalmente los esquemas fue cuando, al poco de comenzar el show agradeciendo a la gente su asistencia ¡¡¡un domingo por la tarde a la seis!!! (el énfasis lo pone él, no yo), dijo que, a modo de local o de bar o de cabaret, había habilitado un espacio para las personas fumadoras: dos sillones y una mesita con cenicero sobre el escenario para quienes, quitándose esa primera vergüenza de lanzarse, necesitasen fumar. Más allá de que yo no fume y de que me parezca más saludable que la gente no lo haga, la idea me pareció tan rompedora que no pude más que aplaudir su genio. Se creó un ambiente tan cercano que cuando alguien subía, el tipo le dirigía un "hola" y le ofrecía fuego por si no tenía.

Me pareció muy curioso pensar que, en época de persecución a las personas que fuman, éstas tuviesen un privilegio: tener una visión totalmente diferente de los músicos y estar tan cerca de ellos al subir al escenario. Reconozco que sentí tanta envidia que por unos minutos me entraron unas ganas tremendas de agarrar un cigarrillo...

12 comentarios:

Juan Pedro dijo...

Qué bueno cuando alguien rompe los esquemas, ¿verdad?; el arte verdadero no tiene reglas. No conocía a Andy Chango, pero, tras lo que cuentas voy a buscar información de él por la Red. ¡Gracias por la recomendación!

Zulymaruy dijo...

Hola Amelie¡¡ qué lindo que nos sorprenda un espectáculo de éste modo, no? Que bueno que todavía nos sorprendan cosas¡¡ jajaja
Un cariño desde Montevideo.
PD: adoro El Cabo¡¡¡ si pasás por mi blog en algún momento, buscá el video de youtube que está muy bueno, con música de Jorge Drexler.

amelie dijo...

JUAMPE: ya te digo que no conozco el resto de su obra. La gente en general lo conoce como un 'pasao' de la vida, de la misma cuerda que Calamaro (pero más 'showman' si cabe). Pero te digo que ya alguien que dedique un homenaje a Boris Vian merece todo mi respeto, que se haya tomado la molestia más aún y que el trabajo final sea tan bueno y con una puesta en escena tan fantástica y tan digna de Vian (quizá el lugar debería de haber sido un antro mucho peor jajaja) es digno de elogio. Por cierto más que recomendable la figura del pianista, Federico Lechner, a quien tuve la suerte de descubrir también en la Casa de América. Es un habitual del Boggi Jazz (era, porque creo que ahora lo han cerrado) con gente de la talla de Antonio Serrano. En fin, me alegra que te guste la transgresión... Un beso enorme, amigo.

ZULYMARUY: muuuuuchas gracias por la recomendación del vídeo. Me encantó. Siempre hago eso con fotos de mis viajes jajajaja... Y tengo uno precisamente con "Un país con el nombre de un río". Es bastante apropiada para mis imágenes del paisito jajaja... Muchas gracias por pasarte, me di una vuelta por tu blog y volveré, me gustaron algunas cosas que pude leer. Saluditos desde Madrid

Anónimo dijo...

Sabes que a mí también me entraron ganas de fumar y no lo habíamos comentado? Es que quería ver de cerca a este personajillo espigado salido de un comic. Mil gracias por regalarme ese espectáculo. Me gusta, nena, llevas una serie de regalos que me molan. Qué no decaiga, eh? Que no me conformo con poco ya, has puesto el listón muy alta, jajajajajajaja

Littlefield

TQ MG

fiorella dijo...

Lo tenìa medio perdido al Andy Chango.Todo un personaje,la verdad. Tal cual decìs vos,del mismo palo que Calamaro, pero màs versàrtil para mi gusto..es màs que músico. Otro que puede gustarte,otra onda, pero interesante por su manera de interpretar el tango es Daniel Melingo,argentino.Al menos para mi,es muy interesante.Un beso

Le Santi dijo...

Ay Amelie...En Montevideo ese espectáculo hubiera sido imposible. O el dueño del local tendría que haber pagado una multa gigantesca.
No conozco a Andy Chango. Ya tengo algo nuevo para investigar.
Un abrazo desde el país con nombre de río.

Anónimo dijo...

El mismmo domingo, en otro teatro, en otro pais, vi, otra obra. Peña, ese Artista que siempre tanto me conmueve, me sedujo el cuerpo, y las ideas, durante dos horas. Al final, miró fijo al público, y dijo que iba a decir una frase muy dificil de escuchar; ahí, luego de esas dos horas, durante esa emoción, vino mi amiga Conchi, Peña, concluyó diciendo: "el amor, existe".


te quiero
dani

amelie dijo...

FIORELLA: jajajaja, me mataste. Así que tengo que conocerlo a Melingo jajajaja... En fin, las vueltas de la vida, amiga mía, me hicieron conocerlo en 2006. Y lo escucho siempre que puedo. Encima, tuve la suerte de encontrármelo en vivo en un lugar donde no sabía que estaría. Fui a ver a Luciano Supervielle en diciembre de ese mismo 2006, en Buenos Aires, y ahí en uno de los temas ¿quién salió a cantar? Melingo!!!!! (junto a Cristóbal Repetto, al que yo había visto en París un año antes, vueltas de la vida, again).
En fin, amiga, un gustazo volver a leerte por acá. Qué bueno que me hablaras de Melingo, me diste ganas de escucharlo de vuelta. Mañana lo pongo en casa jajaja...

amelie dijo...

HERMANITA: pues si sigues portándote bien, este domingo puede caer uno bueníiiiiiisimo también. Si es que estamos que lo tiramos jajaja... Quieroté...

LE SANTI: amigo mío, en realidad acá tampoco está permitido ese tipo de espectáculos. De hecho, al pobre Javier Krahe (otro gran fumador), que es un habitual de la sala Galileo, le jodieron el espectáculo porque la sala es para no-fumadores. Lo de Chango creo que es un lujito que se permite el tipo. Me dieron muchas ganas de escribir esto del blog para un artículo en el laburo, pero luego pensé que capaz que al tipo le jodía y lo multaban o algo así (y con él al teatro que lo permite). Pensé que era mucho mejor dejar al arte al margen de las autoridades jajaja... Un beso grande cargado de nostalgia de ese país con nombre de un río...

AMIGA VERDE: me emocioné con tu comentario. Gracias por pensarme. Gracias por llevarme a esos espectáculos aún no compartidos (como el que sí compartimos, aquel Jaime en MovieCenter jajaja). Gracias por pasarte por aquí. Gracias por estar en mi vida. Quieroté...

fiorella dijo...

jajajaja,que sintonìa.Al Supervielle lo vì a medio metro y de pasada los otros dìas. Bajofondo me encanta,el cd solista de Supervielle tambièn.Un beso

Anónimo dijo...

santakopower:
1. Se restringió lo de fumar al tabaco o la transgresión fue a más?
2. Que conste que Faemino lleva años fumando en el escenario. A cada uno lo suyo (jajajaja).

amelie dijo...

SANTAKOOOOOO:
1. Sí, hasta donde yo sé, la transgresión fue sólo tabaquera jajaja.
2. Lo de Faemino, sí, tienes razón, aunque me gustaría verlo ahora en la sala Galileo, que es donde suele actuar (con Cansado) y que es el mismo lugar donde se lo prohíben al mismísimo Krahe. Habrá que comprobarlo in situ.

Oiga, un gustazo leerle por este rinconcito. Seguimos en contacto. Besooooooos para amb@s