miércoles, 8 de abril de 2009

La canción y el poema

Ayer me emocioné leyendo al Gato, no sólo por su encuentro con Iván (por todo lo que tenía de afectivo para mí), sino por lo que leí de Vera Sienra. Siempre creí, como cuando hablaba de Idea Vilariño, que estaba muerta. Nunca supe sus años ni de qué época era, sólo la oí en disco una vez, así que es fácil pensar que los mitos no viven más que en el imaginario colectivo. Por eso, cuando leí las palabras de Gabriel me recordó a aquel momento en que supe de la presentación de un libro sobre su vida y, sobre todo, a la tarde en que estreché las manos de Idea y pude darle las gracias por su poesía...

Hoy tenía claro que quería colgar algo de esta dama de la canción, pero al llegar a youtube sólo encontré esta actuación...


Me pareció muy gracioso ver que en la fecha en que se grabó esta actuación (julio de 2002) yo aún no había pisado Sudamérica (me faltaban aún unos días) ni mucho menos Uruguay (quedaban algo más de dos años por delante) ni mucho menos conocía la música de Vera Sienra (cinco años antes... impensable). Y me emocionó leer el título de este tema "La canción y el poema", porque justamente la conocí así: al poema "La Hora" de Juana de Ibarbourou le siguió la versión musicalizada por ella.

En mañanas eternas, voces como ésta quiebran el cuore...

9 comentarios:

Un tal Iván dijo...

¡Yo fui a ese recital! Con orgullo lo digo (quisiera gritarlo) Dos grandes: la dulce Vera y el gran Dino. Entrañables, queribles, son de la misma casta que Falco ¡tenés que conocerlos!. Dino es milonga y es Montevideo, es "Vientos del sur" y "Milonga del pelo largo" es la voz amiga en la larga dictadura. Vera es la belleza del canto puro, sin recursos efectistas, es el buen canto, la dulzura de mujer pero también la fuerza de mujer. Una vez fui a un recital de ella sola, con un guitarrista, cuando terminó compré un disco que vendían en la puerta y le pedí que me lo firmara, al final de la dedicatoria me puso: "Que el altruísmo sea nuestra corriente vital". Eso la define.

amelie dijo...

Iván: qué bueno que estuvieras en ese recital, ni soñábamos con conocernos en esa época jajajaja... Voy añadiendo nombres a mi larga lista de hallazgos 'espirituomusicales' del paisito (ahora debo sumar a Dino) y, mientras tanto, gracias por compartir esa linda anécdota de Vera... Un beso falquianamente naranja

Santiago dijo...

Casi todo lo de Idea me emociona, no importa las veces que lo haya leído. Pero este poema, esta canción, es lo que me suena y resuena en la cabeza cada vez que camino las calles de la madre cruel no importa en qué barrio ni en qué madrugada. A veces es la voz de Vera, a veces, las más, la de Zitarrosa y a veces la voz de Idea, que me imagino que la está cantando aunque no sé si alguna vez la cantó. Y siempre se me hace un nudo en la garganta. La veo a Idea de mediana edad, vestida de negro, caminando por la calle Inca o por cualquier otra, cantando esa su canción. O me imagino que ahora mismo la está cantando en el jardín de la residencia para ancianos donde vive ahora. Y quisiera que no parara de cantar, para que todos supiéramos...

fiorella dijo...

Tengo el cassette de Dino, era mi banda sonora estando en plena pancreatitis y de fondo un cacerolazo en un agosto lejano.Vera es alguien especial para mí.Las comparaciones no son nada buenas,pero en este caso si...Vera y Viglietti para mí...un lugar especial de coherencia,lucha y arte.Un beso

amelie dijo...

SANTIAGO Y FIORE: gracias, gracias, gracias, por compartir tanto de vuestras vidas en este rinconcito naranja. Obvio que me falta mucha de esa vida 'yorugua' pero está claro que el sentimiento existe y que música como ésta emociona, seas de donde seas. Gracias, una vez más, amig@s, compañer@s, por asomaros a mi casita naranja, donde por supuesto sois más que bienvenid@s. Un beso enorme

ANONIMA VENECIANA dijo...

Amelie. Es emocionante leerte y ver como transcurren tus dias vos y el gato. Estàn juntos. Nada los separa. Son la muestra perfecta que el tiempo y la distancia son mentiras que nos hacen creer los que no sienten los latidos del corazòn que son los que traspasan las fronteras. Si estàn juntos compartiendo todo y caminando las mismas calles de Montevideo y hoy salì y hasta la luna me hizo un guiño.
Gracias Amelie por llevarme sentada arriba de tus zapatos.....
ja.ja.ja. no te habias dado cuenta ?????
Besos naranjas de huevo de pascua en un otoño porteño .......
Vene

Raúl dijo...

Esa canción es maravillosa!!!
En estos días que se recuerda el regreso de Alfredo, estuve escuchando la versión de Zitarrosa (absolutamente imprescindible).
Hace unos años, tenía una cassete del Dino que quedó transparente. Recuerdo que tenía una canción escrita por Enrique Almada (actor cómico) llamada "Cuando robaron la luna". Te la recomiendo.
Un beso grande

El Gato dijo...

Nena... cuanta cosa por estos dias!
Me estan ocurriendo milagritos a cada paso que doy por esta Montevideo llenita de colores. Agradecerle a mi broder Macunaima el encuentro con Vera Sienra, con Macachin... poeta de la resistencia y del futuro. Conocer personalmente a Ivan y al Santi, a Beatriz, Fiorella, Lucia, Cassandra, Jorge, La Flaca y tantos mas. Comprobar que internet ademas de ser una herramienta mas de este sistema desvastador y perverso, me permitio conocer que atras de un nombre hay seres de carne y hueso, gente entra;able, que sienten igual que uno.
Decia mi amigo Nestor... les estamos hackeando los sentimientos. Con eso, nunca podran. O como decia Jesus Quintero... estos mamones quieren que nos dejemos de joder con las utopias... No lo podran evitar. Seguiremos con mis utopias, las tuyas y las de tantos mas.
Cuando llegue, te hago llegar material de Dino. Una vez, Alfredo Zitarrosa dijo algo asi como que Dino era el blues de Montevideo.
Busca en El Gato porque estoy seguro que algo de Dino escribi cierta vez. Te mando un beso grande. Y decile a la vieja que vaya preparando mas croquetas...
Chau...

El Gato dijo...

Ahhh... mira al Ivan... ademas de ser un excelente fotografo, ahora encima escribe... Este no para mas. Me llevo para Denia Tribus... que es lo mismo que decir, me llevo un pedazo de ese giganton.