martes, 23 de septiembre de 2008

La distancia se salva...

En el exterior del imponente monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), aparece esta inscripción. Tanto las leguas como las varas eran medidas en la época de Felipe II, el rey que ordenó la construcción de este Real Sitio. Hoy no quiero hablar de Historia ni de Arte, sino de distancias. La traducción de esas 6 1/2 leguas y 1.191 varas equivaldría a los 37,10 kilómetros actuales. Pero, según la guía de carreteras, hay 48 ó 56 desde la capital, según se elija una ruta u otra diferente.

A veces ocurre eso: hay que recorrer más distancia aunque los puntos no varíen su posición inicial. No siempre la línea recta es la mejor. Está claro que, a veces, aunque las avenidas principales estén muy alumbradas y llenas de escaparates atractivos, es mejor perderse por los callejones oscuros y dejarse guiar por los músicos lánguidos que interpretan sus melodías en algún rincón empedrado...

Para concluir con esta pequeña disertación sobre las distancias, aquí va uno de esos carteles que parecen demostrar la anterior teoría. En Andalucía, en el sur de España, encontré hace poquito la siguiente indicación: Barcelona, según parece, queda cerquita... En realidad hay casi 1.000 kilómetros desde este punto de la costa entre Málaga y Granada hasta llegar a la Ciudad Condal. No sé si este cartel pretende animar a quien conduce o simplemente recordarle que, kilómetro arriba o abajo, se llega... Ahí os dejo la reflexión...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En realidad, las indicaciones están para que todos sepamos que podemos llegar a dónde nosotros queramos, según nos lo propongamos. Sólo hay que saber mirar e interpretar las señales en el camino...

Trasgu

Ventura Camacho dijo...

Conozco ese cartel. He vivido en granada y soy de Barcelona. Curioso. A mi también me llamó la atención. Tiene una explicación menos friky y más práctica (desde el punto de vista de la DGT). Simplemente indica que por esa dirección se coge una nacional que tiene su final en Barcelona. Qué curioso. Saludos.

P.D. Sé que mi explicación racional no tiene sentido y no pretendías que nadie te la diera, pero ahí queda para el error o la innecesariedad!(si es que existe esta palabra)

Anónimo dijo...

santakopower: La primera foto es la buena, pero mi doble comentario será sobre la segunda. Lo de Barcelona en Granada es fuerte, pero lo más grande lo vi a la salida de Sydney, donde un cartel de autopista indica diversas direciones, entre ellas Cairns. El indicativo es cojonudo: Cairns 3.000 y pico kilómetros. Cuando lo ví, mi destino era Cairns, así que se me quedó el cuerpo un poco pallá.
La otra reflexión era sobre un debate que había en Barcelona cuando la dejé respecto a lo adecuado que sería instalar señales para peatones al estilo de las que hay en muchas ciudades europeas tipo Roma, por ejemplo. Tú que has estado allí de visita 100.000 veces podrías iluminarnos sobre si lo encuentras adecuado o es mejor dejar que el turista pregunte, se pierda, etc. en su búsqueda a pie de la Sagrada Familia de turno.
bye

amelie dijo...

TRASGU: sí, tienes toda la razón; quizá otras veces lo más interesante es olvidarse de las señales, saltárselas a la torera y perdernos por cualquier lugar jajaja... Besos y graaaaaaacias por pasarte.

VENTURA CAMACHO: muchas gracias por la explicación, oportuna por otra parte, pero no deja de parecerme friki jajaja... El hecho de estar tan lejos y encontrarte un cartel que diga "Barcelona", como si fuera el pueblo que viene a continuación jajaja... Gracias por pasarte por este rinconcito naranja (menuda personalidad, he visto datos por ahí mammma mía...)

NEWQUENSE (ya lo de Santako no se lo cree nadie jajaja...): sí, tu cartel ese de los 3.000 kilómetros impresiona pero al menos decía la distancia (aquí lo gracioso es que parece que Barcelona es el pueblo de al lado). En cualquier caso (y no es por ganarte la partida), lo más gracioso en ese sentido fue estar en Ushuaia y ver un cartel que decía Alaska a 17.848 kilómetros...
Respecto al otro punto, YO NO CONOZCO BARCELONA, NUNCA FUI jajaja... Debo confesar que donde nunca fui es a Roma, así que no sé cómo son los carteles, pero en cualquier caso, imagino que es indicar por las calles dónde está el monumento tal o cual, no? La verdad es que es la primera vez que caigo en que eso no existe en Barcelona. A ver, como turista friki que soy, está muy bien eso de ir preguntando, pero también reconozco que hay tesoros como ese de Paradis 10 que o te lleva un local o es difícil imaginar que en ese callejón te espera algo grandioso (aunque ya las guías lo van incluyendo). MOLTS PETONS

Le Santi dijo...

Amelie:

Primero te cuento que como buen uruguayo, viajo mucho por Brasil y que allí es muy común poner: SÂO PAULO y una flecha, cuando faltan 3000 o 4000 quilómetros. Es solamente para decirte que si seguís por ahí, de pronto llegás a SÂO PAULO, con mucha suerte.

Pero estuve viendo lo de EL ESCORIAL-MADRID y lo tallado en la piedra es verdad. No es verdad si sigues las rutas modernas pero es perfecto si sigues la Carretera del Escorial(M 505) y después la Calle del Escorial. Son 40 quilómetros. Por lo menos, eso dice el Google Earth.
Un beso