martes, 31 de marzo de 2009

El amor en esencia (II)

Propones en lugar de dejarme la 'responsabilidad' de elegir.
Tu voz.
El reflejo en el escaparate de enfrente.
Los abrazos.
Un paseo (con sonrisas) bajo la lluvia.
¿Es cúpula o cilindro?
Me despeino.
La certeza de que las personas auténticas seguirán siéndolo independientemente de las crisis que afecten al resto de la humanidad.
Cine y literatura.
La VIDA (incluidos sus dolores).
Letras que hablan de ti.
¿Pasan coches por el Prado? No sé, yo viajo en nube...
Ocio inesperado en tus horas laborales.
Tu apoyo incondicional a mis movimientos.
Tu ánimo constante.
Más abrazos...
Una promesa (o al menos un intento).
Perenne sonrisa. La tuya. La mía (aún).

6 comentarios:

Lucía.uy dijo...

...y......a lo mejor lo és...."el amor en esencia"...

un abrazote perenne

la-nata-contra-el-vidrio dijo...

La esencia es como un meollo dentro de otro meollo; el riesgo que se corre se parece a eso de una cebolla (cortada, muerta) entre las manos de alguien con cuchillo y diespuesto a despellejar. Otra cosa sería con cebolla debajo de la tierra, viva: he aquí la separación entre ficción (película) o lo que sea y vida, vivita y coleando. Si la agredo y ella deja de ser, pasaré a ser victimario (o asesino) y ya no hay forma de que me elijas o yo te elija, de que tu viajes en el bondi de una nube y yo en las ancas de macarrón que ya no quiere. No sé Amelie si acierto, pero es lo que pienso.
Un beso de xavier.

El Gato dijo...

En Madrid asi como en Denia o como en Montevideo, ultimamente hay poca sonrisa perenne. Podria hasta llegar a escribir una tesis sobre ese asunto. Yo puedo tolerar muchas cosas en esta vida. En estos pocos dias que llevo en Montevideo, estoy sorprendido de lo mucho que puedo llegar a tolerar. Pero no me pidas que tan siquiera pueda llegar el dia en que tu risa deje de ser perenne. No llegara nunca ese dia. Porque hay risas y hay gestos y porque atras de esas risas y esos gestos estan las personas que hacen posible que uno siga creyendo en el ser humano. Si alguna vez me faltara la risa de Adriana, de Tamara, de Camilo y la lista por suerte es muy larga y vos estas en ella... si alguna vez sucediera lo que no va a suceder. Ese dia, habra muchos pero muchos, mas de los que vos crees que te tomaran de la mano y saldran contigo en busca de tu sonrisa.
Ya se que uno escribe y no es autobiografico... ya lo se. Pero permitime el placer de decir tanto divague junto.

amelie dijo...

LUCÍA: sí, totalmente de acuerdo. Los pequeños detalles, las cosas mínimas, la delicadeza como si de un perfume se tratase... no es más (ni menos) que el amor en esencia. Un beso enorme, amigaaaaaa, para usté y toda la barra.

XAVIER: vaya disquisición que se marcó, compañero, acerca de ese algo tan mínimo, tan 'casi nada' pero tan 'casi todo' como un paseo por las calles de Madrid. Lindo su discurso. Gracias por seguir acudiendo a este rinconcito de vez en cuando. Un beso grande...

GATO: por supuesto que sí, que lucho por que mi sonrisa sea perenne. De hecho, parte de la conversación mantenida ese día del que hablo (el lunes mismo) tuvo que ver con eso de la humanidad por encima de todo, por seguir confiando en las miradas limpias, en una sociedad en la que aún queden valores, por seguir llorando por películas que nos emocionen, por seguir hablando de literaturas que digan cosas. Por eso mi sonrisa (habitualmente perenne) seguía tal cual por la noche cuando lo escribí. Desde acá, por las dudas, te mando un poquito de esa sonrisa (no se me caiga, compañero, adelante con ese viaje suyo que después tiene que contarme con detalles...) Un beso muy grande desde este lado del mundo

fiorella dijo...

Lo leo y releo y es como estar en una mecedora dejándome llevar por esos detalles escenciales tan vitales para poder sonreir a pesar de lo que pesen algunos momentos.Un beso

amelie dijo...

FIORE: siempre lo he valorado mucho, pero cada vez estoy más segura (imagino que tiene que ver con el paso del tiempo, la madurez o quizá con las decepciones o quizá con la clarividencia de 'qué es más importante en la vida') de que los pequeños detalles son los que nos permiten seguir adelante. Una sonrisa a tiempo, una caricia, una lágrima, una mirada, un simple paseo, una música compartida, un baile de almas en definitiva... Beso grande, amiga, desde la cercana distancia