miércoles, 13 de agosto de 2008

Hasta dentro de unos días...

Después de un mes casi sin descansar, por fin dispongo de cinco días libres y me voy a la querida Asturias, a ese norte verde y húmedo, mezcla de montaña y mar, tierra de rica comida y de esa sidriña cuya gracia está más en el proceso de escanciarla y verterla que en su sabor. Cuánta risa compartida en esos momentos...
Volveré el próximo domingo a Madrid (por aquí casi seguro el lunes) y desde ya quiero agradeceros a quienes visitáis habitualmente este espacio, a quienes os asomáis sólo de vez en cuando, a quienes dejáis firmas y a quienes no. Abrí este rinconcito querido con muchas ganas de contar y ahora me siento muy feliz de haber empezado. Un abrazo que os tiña de naranja a tod@s...

6 comentarios:

CASANDRA dijo...

Amiga: que disfrute de ASTURIAS...yo un día haré lo mismo, por ahora disfruto de un amigo bloguero que es un encanto y hace honor a esa tierra de la que hablas...Traé muchos cuentos, que con ganas y abrazos te estaremos esperando. besos!!!!!

Lucía.uy dijo...

Que vidurria che!!!Que descanses y repongas energías!
A ver, a ver, si te encontrás con las fugaces por ahí!!

Besos y abrazos!

ANONIMA VENECIANA dijo...

Lu, Casandra, ja.ja.ja. que hacen por acà,???? imaginando que Amelie nos lleva a caminar por Asturias...que lindo no ????, aunque dicen que el calor està que arde, asi que a ponerse unas sandalias comodas, un sombrero , agua, o lo quieran y a disfrutar...la cara que va a poner Amelie cuando nos vea aparecer...ja.ja.ja.
Besotes a todas desde acà para allà.......o sea el universo

Javi Picos dijo...

Withchi pasátelo muy bien en Asturias. ¡Buen blog!
besitoooos

El Errante (Nippur) dijo...

Bueno, a ver... ante todo espero que hayas pasado unos hermosos días allí, luego espero que hayas descansado y por último espero que al regresar vuelvas con completitud.

Saludos desde Córdoba, Argentina.

p.d.: desde hoy estás en la lista de los blogs que leo...

Saludos

amelie dijo...

Muchas gracias a tod@s por esta bienvenida tan linda y sobre todo tan inesperada. Si hasta el oso Picos se pasó por aquí (por no hablar del amigo errante y de mis chicas habituales). Un beso de color naranja